lunes, 9 de julio de 2007

Y pasó nomás...

Hace un tiempo escribí esto.

Y quizás fue una expresión de deseos.

Pues bien, parece que desde 1918 no sucedía esto:



Y estoy contento, porque yo estaba ahí. Mirando desde mi balcón en Belgrano la casi totalidad de la primera parte de la Av. Cabildo. La foto de arriba es la cúpula de la iglesia del colegio donde hice mi escuela primaria, un poco más al Norte.

Me pregunto si la vida no hubiera sido un tanto más contemplativa y con más motivaciones para la reflexión a la que invitan unos semicopos de aguanieve. Estamos lejos de ser una ciudad tropical, pero un poco más de invitaciones a los ambientes interiores, la música de Genesis y el café sin azúcar agregada, y además, amargo, no habrían venido mal.

Complementando lo que dije en su momento, ahora sí, Buenos Aires es perfecta.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

yo tambien estoy muy contento con tan poquita cosa. aqui en mi suburbio nevó bastante .
bonito lunch


p.d.:la tecnología me sobrepasó y no puedo publicar in my blog.
auxilio

kaka dijo...

Y viste? El eternauta no estaba tan equivocado...

Solo resta esperar a que la proxima nieve sea mortal. Frente a las consecuencias del calentamiento global y al ser humano no deberia ser raro esperar el tragico acontecimiento.

Luigi dijo...

Bene felicitaciones! Jejeje, me acordé de usted cuando veía en los noticieros la nieve en el obelisco...

marie dijo...

quede intrigada con la cupula de la iglesia, te molestaria contarme cual es?

bonito lunch dijo...

esa foto no es del san isidro labrador?
ayer un tal paul ongo mando la foto a la nacion.no sera ud.?

Roedor dijo...

Lunchero, yo también tengo problemas para editar las entradas, de hecho no me permite poner nada en el campo título y entonces hice la truchada de agrandar el typeface y cambiarle el color. Veremos si investigo.

Kaka, yo quiero más nieve en Buenos Aires. No importa cómo. Pero es una maravilla.

Luigi, yo me sentí Blanca de Curi adivinando el futuro...

marie, efectivamente como dijo el lunchero es San Isidro Labrador, en la Av. San Isidro, barrio de Saavedra. Nunca me pondría ese seudónimo, y si el pobre tipo se llama así, válgame Dios... La afané de La Nación.

bonito lunch dijo...

lo de polongo ,crei que era un chiste suyo.
la hice corta e hice otro blog que es el vol 2 .
está invitado

Milkus Maximus dijo...

Hice bien en no postear sobre la nevadita porteña. Para eso hay gente como usted, que lo hace con más sentido y poesía que yo :)

Roedor dijo...

No es poesía, Milkus, es ubicuidad. Teniendo en cuenta lo bien que me fue con mi profecía, veré si arriesgo unos pesos en el quini 6, a ver si recaudo algo.