lunes, 9 de julio de 2007

Domestic pains

Este es para la cachada y el verdugueo, diría un amigo de los léxicos démodés, como Julito.

La vecina Jade escribió reflexiones existenciales vitales para la mujer contemporánea.

Además de reconocer en público que yo una vez compré zolcilloncas en Carrefour, debo suscribir la última frase, pero con el agravante de que, ante la falta de mucama en casa durante las últimas tres semanas, ayer descubrí con horror que el par de guantes que había comprado para no dañarme mis manos de basquetbolista mientras desarrollaba la prosaica tarea de lavar la vajilla y afines, se rom-pió, o sea, e'cir, se gastó de tanto uso.

Nunca lavé tantos platos en mi vida. Jamás.

Si esto sigue así como así, ni una triste sombra quedará.

12 comentarios:

yaeL dijo...

le recomiendo los virulana rosados. duran igual de poco que los demás pero son más finos.

Roedor dijo...

Esos son los que uso. Pero ahora me compré unos "Plumita" amarillos que son un primor.

Esto es lo que hoy se llama un metrosexual porteño. Sí, señor.

La condesa sangrienta dijo...

¡I'm sorry for you, querida! jaaaa
Beso y abrazo solidario

Almirante Margarito dijo...

Vamos, Roedor, un hombre de verdad no lava los platos... con guantes.

Roedor dijo...

Gracias, countess, entre eso y el bajón de que me sacaron "El Capo" al mediodía mientras realizaba las tareas, estoy destruido, che...

Almirante, me ha pasado de tener lastimado algún dedo y el embole de no poder jugar al básquet es tan grande que hasta dormiría con las manos dentro de una burbuja como George Costanza en Seinfeld cuando era modelo de manos. Hasta ahí llegaría, mire lo que le digo.

estejulioesuno dijo...

Te comprendo, Roedor, a mí me pasa lo mismo con el calcho. Si el domingo no voy a jugar, el malhumor me dura hasta el miércoles. El último domingo pude convencer a mi mujer de que pase su cumpleaños para el sábado. Ahora es un día más vieja.

El Pasquín dijo...

Buen Blog roedor... vengo siguiendote los pasos desde el de estejulioesuno

saludos

Roedor dijo...

Gracias, julito por la solidaridad. Mi mujer es varios días más vieja que yo, todo el tiempo, y no le gusta que se lo mencione pero yo lo hago igual.

Pasquín, gracias por pasar, interesante lo suyo. Mucho más que contar las desventuras de un lavaplatos...

La condesa sangrienta dijo...

En este blog las mujeres son más viejas que los hombres así que me voy a buscar otro que tenga la fuente de la juventud ¿entendieron viejas?

yaeL dijo...

no me incluya condesa, que yo soy una niña.

La condesa sangrienta dijo...

Yael, no la incluyo ni me incluyo. Huyo...!

(el chau viejas, era para ellos)

Roedor dijo...

Nosotros pensamos y hacemos lo mismo que Usté, countess. Quizás nos encontremos allá donde vaya a buscar "la fuente de la juventud", pero por favor no nos sople las pendejitas.