lunes, 23 de abril de 2007

Ahora vienen a por nosotros...

No, no voy a citar el lugar común (¿era de Brecht?), ése de "... pero a mí no me importó porque yo...".


No, pero la gravedad es extrema.


Primero invadieron el terreno de las tartas.


No conformes con ello, se metieron dentro de los ravioles y los canelones en las fábricas de pastas y en restaurantes palermojoligudenses con platitos cuadrados y espolvoreados.


Al no encontrar resistencia, en estos últimos tiempos se han hecho fuertes en las empanadas que venden en los negocios ad hoc.


Quiero volver a experimentar los tiempos en que la comida era comida y no le ponían esta porquería que hay acá abajo a todo lo que se mastica.


11 comentarios:

La condesa sangrienta dijo...

¡esto no es vida! aguanten las empanadas de jamón y queso...

glenda dijo...

psst...peor son los champignones u hongos de cualquier tipo y factor...habrase visto!!!!

Roedor dijo...

countess, lo que motivó esto fue descubrir en su sitio que todavía queda gente con sentido común que considera que una empanada de jamón y queso no es ni empanada, ni jamón ni queso, por lo tanto no es comida.

Esos son los héroes del mañana.

A los champiñones me los banco, pero no en cualquier lado, por supuesto. En una salsa parisién, por ejemplo, están OK. En ningún lado más quizás.

¿Me estaré transformando en un intolerante gastronómico?

¿En un intolerante a secas?

Paterna dijo...

Yo justo hoy pensaba en preparar calabaza rellena para la cena...

glenda dijo...

No sé ud. roedor, pero yo me he parado en una sola noche de 3 restaurantes por distintos motivos...
No lo llamo intolerancia, es que soy muy selectiva cuando se trata de la comida

Luigi dijo...

Coincidimos que ahora la onda vegetariana invade todo; supongo que hay gente que le gusta, pero no es mi perfil.

Sin embargo, quisiera preguntarle: que es esa ojeriza con las empanadas de jamón y queso??

Roedor dijo...

La última vez que me fui de un restaurant fue hace algo más de un año, en pleno Barrio Norte, platito cuadrado, y yo había pedido ravioles con una salsa que incluía roquefort. Me vinieron acomodados en grilla 12 (doce) ravioles, todos en cuadrito en medio del plato. Y no eran ravioles de 7 x 7 cm. Los dejé intactos, como un pelotudo los pagué (era una reunión de laburo) y luego me comí un pancho por ahí.

Luigi, la cosa no es la onda vegetariana. Yo como vegetales, lo que me pone loco es la presunta "onda light" donde la calabaza está marketineada como algo livianito, sanito y "práctico". Puede que sea alguna de esas tres cosas, o dos, o las tres, pero lo que es innegable es que es un asco meterle calabaza a lo que venga. Ése era el sentido original del post.

Ahora me voy, para merienda me dijeron que me iban a dar una sorpresa, algo tipo waffles de un color anaranjadito misterioso que no sé qué es... Después les cuento.

Minerva dijo...

Ah, me violenta. A excepción de la papa en cualquiera de sus variantes, la verdura no es comida, ¿cuándo lo van a entender? Serán muy glamorosos los ravioles de zapallito escurrido, pero no te tapan ni una muela...

estejulioesuno dijo...

Era hora de que alguien se atreviera a decir verdades con el riesgo que supone evacuarlas en plena época preelectoral. Gracias por la valentía, miserable roedor.

Roedor dijo...

A mí los ravioles de zapallito escurrido me dan ganas de salir corriendo al McDonald's más cercano, con eso te digo todo.

Las verdades, Don Julio, son las verdades, y con la verdad no temo ni... ¿cómo era?

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

ah...

¿Leíste mi relato "la calabaza"?




No a las empañadas salteñas ni de noble repulga, ni Solo empanadas Hot.
Basta de CARNE PICADA.



Queremos mojar el pan en el tuco.