miércoles, 2 de mayo de 2007

Este no es un post sobre básquet


Ese de ahí arriba se llama Emanuel David Ginóbili, alias Manu-Gino-Narigón, casi 30 años de edad, dos títulos en la NBA y estrella en San Antonio Spurs, un oro olímpico, "n" logros en Europa, etc. etc.

Capaz de hacer cosas como ésa de la foto, y otras más locas, pero siempre con un objetivo: si hay algo que el tipo tiene, es precisamente ese no nonsense approach, como dicen los gringos, hacia el deporte y la vida, estimo. Nunca una palabra de más, ni agrandado ni humilde. El tipo está ahí. Justo donde tiene que estar, y así vuelve locos habitualmente a sus rivales y hasta a su propio cuerpo técnico.


Hace poco, él y otros integrantes de la selección argentina de básquetbol que jugaron el último Mundial y los Juegos Olímpicos, decidieron, por sugerencia de sus respectivos equipos NBA, no concurrir al Preolímpico de Las Vegas, este año, que clasifica para los Juegos en China en 2008. Sin estas figuras, va a ser difícil la cosa. Causa: contratos millonarios, por supuesto.

Pero esto no es un post sobre básquet. Ni de defensa de ningún jugador.

A causa de esa renuncia, ya tuvimos, tenemos y tendremos un coro de voces críticas patriotas que los acusan poco menos que de traidores. Están en los medios, en las calles, en los taxis, los lugares de trabajo, en todos lados.

Yo entiendo la enfermedad futbolera de este país, la pasión, el entusiasmo, el síndrome maradoniano, etc., pero... la verdad es que sigo sin poder aprehender toda esta cosa fanática y seudonacionalista, especialmente de gente que en su mayoría tiene la cola sucia, o un esqueleto en el closet, o ambas cosas. Me hace acordar a un personaje de Ulises Dumont en una peli sobre Malvinas, que lo "manda" al pibe empleado de él a que lo maten a las islas, diciéndole que está orgulloso, bla, bla.

No puedo creer que en el año 2007 exista gente que todavía hable de la camiseta, la patria y toda esa pelotudez atómica por un simple torneo de básquet, o hándbol, o teto. No puedo entenderlo. Games without frontiers, war without tears, decía la canción que cantaban Peter y Kate. ¿Será eso?

Alguien que me explique por qué el sentimiento patriótico deportivo existe, qué aporte útil hizo a la humanidad y por qué demonios se aplica a cada evento deportivo donde parece que si Nadal aplasta al salame de turno nacido en el culo de la provincia de Córdoba, a nosotros nos mancillaron el orgullo y tenemos que salir, cuanto antes, a lavar la afrenta.


14 comentarios:

La condesa sangrienta dijo...

¿Será que quienes enarbolan "esa cosa fanática y seudonacionalista" no tienen la cola sucia ni un esqueleto en el closet, sino el culo sucio y un muerto en el ropero? ¿será que todavía disfrutan y creen, ingenuamente, en el espìritu lúdico de los encuentros deportivos? ¿será que con un sueldo que no excede muchas veces las 3 cifras les resulta imposible contar -y pensar- tantos ceros despuès del 1er. dígito a los cuales deberían renunciar los jugadores, si no renuncian? ¿será que alguna vez fue un orgullo vestir la casaca nacional y esa distinción estaba reservada para pocos? Más o menos como en la mesa de la Chiqui. En un tiempo indicó consagración, hoy cualquier gato de cuarta se da el lujo de plantarla o robarle los saleros.
Y le recuerdo que el más grande futbolista del mundo jamás renegó de la camiseta ni de su capitanía.
Pero claro, mire cómo terminó...no?

PD: la gente que cree que su voto vale en GH o en Bailando por un sueño, la que se come como ciertas las peleas Casán/Barbieri, las que visitan el altar de Gilda, las que votan por la sonrisa del candidato, esa gente es la que pone la patria en una bocha de fútbol o de basquet. No sea tan duro con ellos.

Luigi dijo...

Ud es un apátrida traidor (peor que los loros del Inodoro Pereyra)... lo seguiría insultando pero me tengo que ir a ver la tele, leer los diarios y comprar las entradas para Ileana Calabró que viene a Mendoza.

PD: ya inventamos la birome y el dulce de leche: no le alcanza con eso???

glenda dijo...

Coincido, separaría que un jugador se pueda sentir más o menos orgulloso de vestir la casaca nacional porque eso entra en el tereno de lo personal de cada jugador. Disfruto de ver varios deportes, como solamente lo que son, y me importa un carajo la nacionalidad del deportista.
Cuesta no ser duro con los destinatarios de la postdata de la condesa

yaeL dijo...

y ahora inventamos la batalla de las superficies, también.

otro mérito de la patria, no digan que no.

Anónimo dijo...

es como cuando se indignan con un tenista como gaudio ,que pierde con cualquiera, pensando que no nos esta representando como la patria lo demanda.el chico se esta representando a el mismo y ganandose unos cheques barbaros que jamas compartirá con nosotros.
esta exaltación berreta del patriotismo esta fogoneada por los araujo, niembro y gente asi

bonito lunch

Roedor dijo...

Esto de ampliar sobre los posts es como explicar un chiste, pero ayer estaba un tanto malhumorado, por lo tanto ahí va: lo que me molesta mucho es esa especie de "obligación" que mucha gente cree que los deportistas tienen no sólo para con la selección sino para con ellos/ellas.

No quise aclarar lo que dice glenda, pero el mismo Ginóbili se ha cansado de repetir que para él es un orgullo, etc. etc., y la verdad es que le creo porque el tipo no dice una de más. Pero eso no es lo discutible.

La gente que se cree dueña de perfectos extraños me pone nervioso, quizás porque hay gente que es dueña de mí (a través de cuestiones macroeconómicas no tan difícil de explicar), y la sensación no es muy agradable.

yáeL: a mí me gusta la batalla del calentamiento.

La condesa sangrienta dijo...

La gente que se cree dueña de perfectos extraños es la misma gente que llena estadios, gasta fortunas en el merchandising y engrosa las arcas de los jugadores, promotores, intermediarios, clubes, sponsors y demás deudos. Obviamente nada tiene que ver la patria con esto, pero la patria se impone como "obligación" a la hora de repartir banderitas, vender cerveza, sponsorear la selección y cantar los himnos, para que muchos olviden que la patria no los recuerda.

yaeL dijo...

a mí la que NO me gusta es la batasha del movimiento (a mover los pies sin parar un momento...)

Roedor dijo...

interesante perspectiva, countess, pero lo mío va más allá del marketing. El asunto pasa, como dice Usté, porque como se olvidan de ellos (de nosotros) de manera tan flagrante, alguna excusa aglutinadora tiene que ver, porque todos nos sentimos mucho mejor (y sobre todo, más valientes y menos mediocres) cuando estamos en masa informe, ¿verdat? Y los niembras y toda esa caterva, como dice el lunchero, contribuyen a ello, porque en ello les va el salario (no la vida).

yáeL: no comento sobre la batasha del movimiento porque hasta la edad que figura en mi perfil va a parecer mentira, lo cual es mucho decir.

La condesa sangrienta dijo...

Roedor: ¿usté libra la batalla del calentamiento para entrar en la guerra del movimiento...?
Estamos de acuerdo en que esa patria la defendemos todos, cada uno desde su trinchera, je

Anónimo dijo...

Lo grasa del post no amerita otro comentario que el de decir que el dueño del diario intimo es un tremendo resentido

Roedor dijo...

¿Diario íntimo? Qué antigüedá...

Expláyese, anónimo querido, usté que la tiene clara. Vamos, dealé.

Anónimo dijo...

yo creo que esta muy bien que...
............les guste ganar o tal ves son bien patriotas o algo pareciso sino esque no hay que exagerar, no creen diria que es algo loco, ahah y me olvidaba que por culpa de otros ellos juegan baloncesto u otro tipo de cosas.

Roedor dijo...

No entendí mucho, pero está todo bien, anónimo...