lunes, 16 de abril de 2007

Este post no es sobre Olivia Ruiz

Ok, los voy a dejar descansar un rato de esta mina.

Pero esto me lleva a una reflexión, que por supuesto es sumamente original y atípica: me pregunto por qué en todos lados, en especial en esta parte del mundo, no aparece alguien (como esta mina, pero no es la única) que se sale de lo que se espera de él/ella. Que no suena como todo lo demás, que te sorprende hasta de manera un tanto embarrassing, pero que te sorprende al fin.

En cristiano: ¿cuál es la razón básica por la que hoy tenemos un grupo que convoca miles de personas y suenan como sonaban los Ramones hace 30 (treinta) años? En esasa cabecitas de novia, ¿no caben las inquietudes que tenían tipos como García o Spinetta (o algunos menos famosos que ellos) que metían un aire de tango cuando no estaba de moda o acordes absolutamente marcianos? Más en cristiano: ¿no les da cosita ver que lo que hacen ya lo hicieron otros antes, y bastante mejor? Me parece bárbaro que se quieran levantar minitas, algunas de ellas menores de edad, no es mi problema. ¿Pero por qué tenemos que sufrir tanto nosotros en el camino? Collateral damage, que le dicen.

14 comentarios:

bonito lunch dijo...

si apareciera alguien como olivia
seguro que no las vería nadie.el sabado tocó una grandisima banda de barcelona (flamenquillos hip-hop)que se llama "ojos de brujo". los pendejos los chiflaron y le tiraron de todo. Claro que eran seguidores de piojos e intoxicados .
Tendra algo que ver la educación?

La condesa sangrienta dijo...

Tal vez tenga que ver con "seguir la manada" y el temor de ser o mostrarse diferente.
El post de Carla Bruni tuvo como agradable consecuencia la aparición de buenísima música francesa y muchos que gustan de ella.
Puede ser que tenga que ver con la educación. No se educa para abrir cabezas, para aceptar la diversidad y la pluralidad (cultural, política, étnica, etc). Y no hablo solo de la escuela.

Roedor dijo...

No sé si es educación, el asunto es que, como se dice en algunos post en blogs que aparecen por ahí a la derecha, las empresas tienen como finalidad ganar guita, no hacer beneficencia, por lo cual mientras menos se aparten del mainstream y no quiebren el fino equilibrio del oído desatento (el que escucha radios, baja música, etc.), está todo bien.

O sea, no los critico, pero creo que en algún momento alguien se tiene que apartar de la manada, porque si siempre hubiese sido así, hoy no podríamos disfrutar ni de Joe Jackson, ni Joni Mitchell, ni Kate Bush y pilas de otros.

Localmente, en el difunto y a renacer en breve programa Mal Elemento iban bandas a tocar, y la mayoría tenía una sequía de ideas que asustaba. Posiblemente, medio en joda, medio en serio, como dice la Chiqui, el público se renueva, entonces si mañana hay un clon más o menos decente de Belle & Sebastian alguna gente lo va a disfrutar (incluido yo), pero... ¿qué me mostró de nuevo?

Este post no es sobre Olivia Ruiz, pero es como si todo el tiempo estuviésemos hablando de ella o gente como ella, me parece.

filo dijo...

me siento sumamente halagada que mi sugerencia haya dado tanta tela para cortar. Creo que tiene que ver con la ansiedad que tenemos algunos de no escuchar lo de siempre. Los amigos emigrados, exquisitos, talentosos, esos que la argentina tanto necesitarían ahora allá escuchan la musica étnica como revelacion, puedo sugerir algunos. Saludos roedor

filo dijo...

me siento sumamente halagada que mi sugerencia haya dado tanta tela para cortar. Creo que tiene que ver con la ansiedad que tenemos algunos de no escuchar lo de siempre. Los amigos emigrados, exquisitos, talentosos, esos que la argentina tanto necesitarían ahora allá escuchan la musica étnica como revelacion, puedo sugerir algunos. Saludos roedor

estejulioesuno dijo...

Lo de las mujeres cantoras en la Argentina es, hoy en día, lamentable. Todas, todas, imitan a las de allá, desde Mariah Carey a Alicia Keys, hasta las más jóvenes. Nuestras chicas se sienten realizadas si pueden emular esa forma de cantar alargando las últimas sílabas y subiendo y bajando las notas en escala ascendente y descendente. Puro malabarismo. La hija de Lito Vitale, creo que se llama eme, ene o eñe, no estoy seguro, lo hace fenómeno (así le va). Bah, Celeste Carballo y Claudia Puyó imitaban a Janis Joplin. Siempre ha pasado en estos países. No quiero llamarlo dependencia cultural porque me autodenunciaría como viejo rechoto.

Roedor dijo...

Estuve mirando algunas canciones en vivo de los Ojos de Brujo por internet. Me imagino cómo habrán reaccionado los fieritas que habían ido a ver a los Piojos cuando la gordita se ponía a mover las caderas. Suenan muy raro esos pibes, coctelera total. A los guitarristas no se les ven los dedos.

A mí la cosa "étnica" tampoco me interesa mucho (quién lo conforma a este tipo, che), porque siento por ahí que me quedo afuera de algunos códigos. Me gusta que alguien bucee en algo conocido y saque una receta que nunca se había escuchado, o que se había escuchado poco.

Las personas son (somos) conservadoras en esencia, y creo que las discográficas actúan de acuerdo a eso. El público quiere siempre lo mismo. Me he cansado de leer en reportajes a personajes como los tipos de La Renga, donde declaran orgullosos que sus fans les dicen "no cambien nunca". Claro, así está bárbaro, si ya llevan grabado como 6 veces el mismo disco...

En un mundo tan cambiante donde te la mandan guardar por el lado menos esperado, a nivel político, social, económico, educativo, lo que sea, tenerlo al Chizzo aturdiéndote con los mismos tres acordes de siempre es casi un alivio, ¿no?

La condesa sangrienta dijo...

Es que el arte siempre se mueve antes que la gente. Ahora, si el arte va a la par de la gente, o no es arte o sólo es un arte menor camino a la extinción.
(y Chizzo no cambia porque teme que con su Renga, le pase lo mismo que a McCartney con la suya)

glenda dijo...

Ya sea por educación, cultura (la falta de) o mercado, lo cierto es que tanto en el ámbito de la música como en el cine parecería ser, lamentablemente, que no hay lugar fuera del mainstream. Los porqués y las posibles soluciones llevarían a un debate inagotable que creo en algun momento se debería dar.
Afortunadamente queda gente curiosa y amable, que gracias al boca a boca y otros métodos (como éste)nos introduce a estos mundos maravillosos de Olivias, Carlas y muchos más.

Roedor dijo...

Julito, el firulete vocal que Usté menciona tiene un nombre técnico específico que ahora no recuerdo, pero que calculo encontraré si supiera googlearlo... La convertida Joss Stone también era una experta en eso, pero ahora parece que hace soul pop, después de todo es una inglesita con sobrepeso, pero inglesita al fin ¿no?

Quisiera aclarar que lo "étnico" no me jode para nada, pero lo étnico por étnico en sí, o exótico, por ahí no me llega. Acabo de acordarme que el tal Cheb Mami era el huevón con el que Sting (siempre atento a la "cosa natural de la tierra") grabó uno de sus últimos singles exitosos, Desert Rose. Ahora, para hacerse más el exótico, y el fino, va y graba un disco de canciones del isabelino John Dowland (no, no vive en Madrid, era contemporáneo de Willy the Shake).

Hace no mucho tiempo, en el glog de Mal Elemento, se dio una discusión áspera donde algunos comentaristas tildaban de snobs a tipos que recomendaban el último de Polyphonic Spree, o Architecture in Helsinki, o la melodiosidad del difunto grupo Cardinal, bandas a las que no juna nadie pero en el ámbito indie y algo más son bastante respetados. Y yo respondí que gracias a esos snobs yo vivía muy contento, porque ellos me hicieron conocer y probar cosas que jamás se me hubiera ocurrido investigar.

Lo de la Olivia fue una "casualidad permanente", como diría el innombrable. Y de meter la nariz en otros lugares, como buen Roedor. Bienvenidos sean los snobs, porque la vida sería mucho más gris.

La condesa sangrienta dijo...

Y hablando de snobs....¿alguien vió anoche a Willy Polvorón tocando en el cierre del BAFICI aplaudido por una banda de...cinéfilos?

marian's audiolog dijo...

y, sí.... no pude evitar mandar al download los discos de olivia ruiz. :D

susanna and the magical orchestra me gustó, carla bruni también, regina spektor también..... le veo buen futuro en mi carpeta a mademoiselle olivia :D

últimamente sólo escucho dos cosas: música de los 70s e indie. y eso que odio la actitud snob. pero posta, no hay una sola idea nueva..... :(

Tucho dijo...

Hola Roedor.
A saber:
1- Muy bueno el blog.
2- No estoy de acuerdo con algunos comentarios bastante discriminatorios y/o racistas que aparecen arriba de este, por ejemplo: "Claro que eran seguidores de piojos e intoxicados .
Tendra algo que ver la educación?".
3- La música no se divide por estratos sociales, por suerte. Lo que pasa es que la falta de buena educación que hay en el país hace que un pibe de una villa se saltee escuchar (por no ser incentivado a eso, en parte. Y también por lo que nos bombardean con cosas ligeras) por citar a cualquiera, a Pink Floyd y escuche cumbia villera, que le cuenta las cosas que él ve cotidianamente.
4- Yo fui el día del Quilmes que tocaron Los Piojos y me dio lástima como la gente trato a Ojos de Brujo, que hace un estilo musical totalmente incompatible con cualquier día del festival (no sólo con ese), pero bien hecho y tocado (eran excelentes músicos todos).
5- De todas formas, la gente fue intolerante siempre en los festivales. No pasa desde ahora, no es "esta" juventud.
6- Gracias por recomendar a Olivia Ruiz, había escuchado alguna recomendación por ahí pero me había olvidado de bajar algo, asi que ahora vamos a ver.
7- Cada vez que recomendas a alguien, deberías poner algún link para descargarse algo, le sumaría a la propuesta una forma de comprobar lo que comentás u ofreces.

Saludos a todos.

Roedor dijo...

Estimado Tucho,

1. Gracias. Igualmente.

2. No me parece que el comentario haya sido discriminador/racista. Obviamente alguna gente que escucha alguna música detesta o desprecia otra. Es la ley de la vida.

3. Cada uno escucha la música que puede, no la que quiere. Y a veces es la falta de educación, a veces es el entorno. La cumbia villera no sólo habla de las cosas cotidianas, en general es una herramienta de marketing muy bien utilizada para que ganen plata unos pocos que están lejos del "sentir villero" ni quieren saber de qué se trata tampoco. En cuanto a calidad musical, la cumbia es una mierda, como dijo el huevón de El Otro Yo, pero sin mirarse en el espejo...

4. Yo no fui al festival, me contaron lo de los gallegos. Escuché algunas canciones y no están mal. El asunto, como ya dije por ahí, es que si tenés el cerebro seteado en otra cosa, cuando te cambian la bocha lo rechazás. Ahí tiene razón el bonitolunchero: no les da la cabeza a todos los rolinguitas que fueron ahí.

5. Idem. La gente es intolerante con lo distinto. Mucha gente no quiere que las cosas cambien porque usualmente para ellos, fue para mal el cambio, no para bien.

6. De nada por Olivia Ruiz. Ya dije quién fue la que recomendó. Si puede, pruebe Coralie Clément, que no tiene nada que ver con la Ruiz pero es igualmente buena. La Clément tiene onda Françoise Hardy y es hermana de Benjamin Biolay, una especie de Gainsbourg de segunda categoría, pero muy bueno también. Pruebe, nomás.

7. Desde acá no voy a hacer apología de la bajada de música, pero tampoco campaña en contra. La inmensa mayoría de los que navegan por aquí saben dónde agenciarse las cosas... y no sólo la música, jaja!

Have a nice day.