miércoles, 30 de mayo de 2007

No es fácil

Cuando vuelvo en auto a mi casa, suelo evitar una avenida muy transitada y voy por una paralela bastante más desahogada, en un barrio bastante decente, y paso por delante de una comisaría (una comisería, dirían los noteros de la tele).

Al lado hay una casa con cartel de venta desde hace no menos de dos años. Me pregunto cuánto tiempo más tardará en venderla el pobre tipo. La casa no parece en mal estado (quizás adentro es una desgracia), luce de tamaño tirando a grande, y además enfrente tiene un hotel medio piojoso.

Hay que tener espíritu para comprar una casa con semejantes vecinos... Una de las cosas que me pregunto es si los actuales ocupantes se habrán cansado de los gritos de los internos (porque ahí deben vivir algunos sopres; si no, no se justifica el hotel de enfrente) en las frías noches de invierno o las cálidas de verano. O si no estarán cansados de preparar pizzas para ellos más los dos o tres de guardia ocasional.

También me imagino lo que habrá sido eso durante la época de la dictadura, pero la cosa se pone demasiado siniestra.

Paradojas de este ispa: en pleno grito popular por la seguridad, a nadie se le ocurriría vivir en una casa al lado de la cana.

¿O a vos sí?

9 comentarios:

yaeL dijo...

ni al lado de la cana, nie en frente de un hotel, ni cerca de un colegio, ni pensarlo cerca de las vías, tampoco en una avenida y mucho menos en una callecita empredrada por la que pasen 4 líneas de micros.

encontrar casa es muy cansado.

La condesa sangrienta dijo...

Yael! entré para escribir la misma lista de exclusión. Faltó al lado de una cochería.
Para comprar, vender y alquilar casas tenemos a nuestro asesor inmobiliario on line: estejulioesuno de Providencia.
(Yulai ¿cuánto cobra de comisión?)

Anónimo dijo...

TAMPOCO AL LADO DE UN TALLER.NUNCA

yaeL dijo...

la cuestión supermercado tampoco es fácil. y sé lo que te digo.

Roedor dijo...

Yo viví sobre una importantísima avenida, pero en contrafrente. Igualmente escuchaba el ruido. Sé lo que era en un departamento al frente: no podías hablar si tenías la ventana abierta.

Lo de la cana me llama la atención. Sería como el ideal de vivir como un ciudadano resguardado de la maldad general, pero veo que no es así. Mi balcón actual da al patio de un colegio católico, de hecho la cruz de la capilla está casi a la altura de mi piso, por lo cual cada día estoy más piadoso. Una ventaja sindudamente.

Lo del súper es toda una historia, vea (je).

La condesa sangrienta dijo...

Ahora entiendo por qué decía que la Iglesia se metía en su vida privada jaaaaaaaaaa

yaeL dijo...

no sé si es peor el timbre del recreo o el de "señorita Claudia, presentarse en atención al cliente. señorita Claudia, presentarse en atención al cliente"

Roedor dijo...

Yo tengo el equivalente pío del altoparlante en el colegio de al lado.

En una época (ahora han dejado de hacerlo o quizás no se escucha porque por el frío los pibes "forman" adentro), digo que hasta no hace mucho una coordinadora o preceptora o burócrata o amanuense se ponía a rezar el Ave María con el megáfono ese a las 7.50am en punto.

No tiene nada de malo ni rezar ni el Ave María, por supuesto, pero que se entere toda la manzana (no estoy exagerando) y alrededores a esa hora ya es como mucho.

yaeL dijo...

diga que a esa hora una ya se levantó, que si me llegan a despertar con un avemaría megafonado, les prende fuego las instalaciones.