jueves, 21 de enero de 2010

Lunes a la mañana

Ups. Hoy es jueves a la tarde.

Pero viene al caso.

Cuando era adolescente, escuchaba música que era re-comprometida, man. Nada de por aquí, obviamente, pero me quemaba la cabeza con Crimson, Hammill, y toda esa banda de gente que era terriblemente seria y hacía música "para escuchar y pensar y discutir".

Todo bien, con ellos, hasta que me topé con este disco, que en ese momento era de vinilo y era doble, al igual que la edición que luego compré en CD.


Para mí los Fleetwood Mac eran una bandita californiana de oportunistas, que habían crecido a la sombra de los dos músicos que le daban el nombre a la banda, John McVie y Mick Fleetwood, respectivamente bajista y baterista del combo original formado en los '60's por Peter Green, un blusero blanco muy creativo que en un momento se puso chapita, casi se va a empujar las margaritas desde abajo pero que hace unos años resucitó, precisamente volviendo a hacer blues.

El cantante era Lindsey Buckingham, quien junto con su entonces pareja Stevie Nicks (una de las coristas y cantantes solistas) le dio un vuelco a Fleetwood Mac cuando los inglesitos se mudaron a USA en busca de mejores porvenires. La tecladista y (en esta canción) percusionista era Christine McVie, ya en ese entonces ex pareja del bajista.

Los Fleetwood Mac de este disco son los mismos de "Rumours", uno de los discos más vendidos de la historia y de la cual yo conocía la versión deformada de su hit "Don't stop", con letra cambiada para martirizar psicológicamente a las hordas de conchetos que durante mi adolescencia pululaban por ahí, a pura camisa leñadora, jeans Levi's o Wrangler y cinturoncitos de cuero crudo.

Yo solía pelotudear por la Galería del Este, compraba mis discos en un local muy conocido en esa época que quedaba frente a un bar interno donde muchas veces me topaba con Facundo Cabral tomando "tecitos" con Federico Peralta Ramos. Ambos parecían amarrados por siempre a la silla, no parecían hacer otra cosa en todo el día porque me los cruzaba en horarios diferentes, en distintos días de la semana.

Un día de ésos yo estaba parado frente a la vidriera del local cuando percibo que de los parlantes una grabación en vivo comenzaba con una guitarra eléctrica súper rockera y casi seguro improvisada, con un fondo de tambores que parecían "ejecutados" por una manada de elefantes descontrolados.

A los pocos segundos, alguien (¿el cantante?) cuenta 4 desde el fondo y se largan a cantar, el tipo los versos, las dos chicas los coros, y el resto de los instrumentos, tan cool como potentes.

"Monday morning" es la canción que abre el disco, esta misma que se ve por aquí debajo (es la misma versión que está en el disco), y obviamente luego de eso me metí dentro del local, pelé billetes y me fui feliz con mi disquito doble bajo el brazo. La sorpresa me la llevé cuando llegué a mi casa y lo escuché de punta a punta: el resto de las canciones eran tan buenas o mejores que ésa, y además el disco cerraba con un cover de los Beach Boys, banda que a partir de ese momento empecé a respetar nuevamente (yo era un chico muy prejuicioso y bastante más bruto que ahora, lo que no es poco decir).

Fleetwood Mac era un curioso caso de banda con tres compositores/cantantes muy fuertes (Buckingham/Nicks/C. McVie) pero que lograba un sonido original en gran parte gracias a su base rítimica, precisamente los dos que casi nunca componían y que quizás no por casualidad le daban el nombre al grupo.

Son un ejemplo clarísimo de cómo se puede componer música que venda (¿hoy venderían los Mac?) y que además se podía pasar en la radio y que además se podía disfrutar por su altísima calidad compositiva, de arreglos y de ejecución.

Sin duda que California es un lugar especial. Aunque Los Ángeles no sea precisamente una bella ciudad.

La imagen del video es medio blurry pero vale la pena el testimonio sonoro. No sé si "Monday morning" abría los recitales de los Mac en esa época (1977) pero sí el disco "Live", y quedaba realmente bien.

Enjoy.

28 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=DCPPwT8umLY

Anónimo dijo...

Ella... no está acá, está allá.


A veces baja a nuestro universo, pero usualmente vive en el de las ideas, el de las cosas como deben ser, el del orden impuestos por las malditas reglas de un dios (¿un Dios?) caprichoso y discrecional pero a la vez ortodoxo hasta la médula.


Por momentos parece que se divierte mucho, pero a veces da la sensación de que el espíritu trágico italiano la devora, la incendia y la consume. Todo puede ser blanco como su piel, pero de a ratos luce negro como una tormenta de verano.


Lo mejor que tiene es la sonrisa, la utiliza seguido y sabe que no es inocua. Hasta ese puchero casi infantil, superponiendo el labio inferior al superior, y mirando de reojo buscando una complicidad que sabe encontrará.


Por momentos parece que da cosas sin pedir nada a cambio, pero quizás eso no sea así, quizás pida el mundo a cambio de... dar su mundo. ¿Lo daría? ¿Eso es malo o es bueno? Who cares?


Cree que es fea, pero en realidad no, tiene la gracia de la eterna juventud en su rostro, en sus formas breves pero contundentes y en sus piernas fibrosas. Su cuerpo está suspendido en el tiempo, criogénicamente conservado, al ladito de sus ideas intactas, allí donde las dejó hace alguna que otra década. Creo que podría disfrutar más si estuviera del lado de los mortales, de nosotros, esos que preferimos el pájaro en mano porque sabemos que los cien volando partieron hace rato (si no, no estaríamos invocándolos).


Ella... quizás es el opuesto de la que inspiró a García, pero posiblemente sólo se trate de una inversión de escenarios. E'cir: lo seguro es lo que no lo es. Lo frágil es lo que está acá, al alcance de su mano y de la mía (o de la tuya), esas manos que posiblemente no se toquen (no se toquen, digo) nunca.


Ella...

Anónimo dijo...

Se exactamente donde está Él. Está justo detrás de mi puerta, escuchando cada palabra. Pero Él no entrará a buscarme hasta que sea el momento.

Roedor dijo...

Muy bueno el Green Manalishi, es de una época inmediatamente anterior a la del post. Todavía estaban medio sinfónicos en ese momento. La Stevie como siempre oficiando de sacerdotisa pagana.

En cuanto al anónimo (¿anonima?), además de plagiarme un post mío anterior, le cuento que... qué se yo.

El viento estival entra por la ventana.

Eso.

Anónimo dijo...

No fue plagio, no es politicamente correcto robarle los derechos de autor a ninguna persona, en este caso a ningùn mamìfero con incisivos. Fue copiar y pegar su post anterior.

El viento estival entra por la ventana y por la ventana abierta de mi cuarto
entra el viento encendido que viene del oeste,
entra el perfume de las flores del patio,entran la luna y las estrellas,
y en medio del bochorno de la noche
entra también una mágica luciérnaga,
un minúsculo universo que se basta a sí mismo
y deja en la penumbra sus improntas de luz
para desvelo de la mente absorta.

Lucièrnaga curiosa.

Roedor dijo...

Luciérnaga curiosa era una muy buena banda pop de la década del '80 en la Argentina. Lástima que dejaron sólo un disco, y no se consigue bajarlo en versión CD... Veré si lo ripeo de mi viejo vinilo.

Mirando el video nuevamente, se nota que es viejo: Stevie Nicks no tenía tetitas. No sé si después se las puso, pero quizás sí, igual no importa. Las tetitas no importan tanto, en realidad, ¿no?

En el link que figura en el primer comentario hay todo un tracklist de ese recital, el del Green Manalishi, no el de Monday Morning. Está "So Afraid", temazo. También está en "Live". Sólo de guitarra épico. Buckingham era Dios, sin duda, y nunca fue exactamente un guitarrista, casi como Cerati. De hecho, por momentos algunos movimientos recuerdan al Gran Ladrón de este lado del mundo.

Aclaración: me encanta Cerati. Pero más me gusta Buckingham.

Victor dijo...

Buen post. Yo también iba a comprar LPs a esa disquería de G. del Este.

Es verdad lo de California, es un lugar muy especial para la música. Yo lo haría extensivo a todo el O y SO norteamericano. Desde Austin TX hasta Seattle.

Anónimo dijo...

Prefiero a Cerati. Rio Babel, persiana americana, bocanada y obviamente trátame suavemente.

Cierto, era una banda de los 80, inicialmente se llamó Fantasmata.

Buenas tardes, la luciernaga se apaga.

Roedor dijo...

Víctor, yo creo que California, con el clima y los paisajes que tiene, es un setting perfecto para hacer música bella. También violenta: hay pocos lugares tan hostiles como el Sunset Strip, el Hollywood Boulevard, y ni hablar del Downtown L.A. o el oeste de la ciudad. Los desiertos de Texas han dado grandes bandas también y de Seattle unas cuantas, una de ellas demasiado sobrevalorada para mi gusto.

Luciernaguita, que duerma bien, querida. Frase célebre: Yo vi a los Fantasmata cuando éramos 20, lo cual es rigurosamente cierto, el problema es que nunca fuimos más de 23 ó 24. Con Luciérnaga Curiosa lo mismo. Que descanses.

Roedor dijo...

Me olvidaba: "Trátame suavemente" es de Daniel Melero, no de Cerati.

Anónimo dijo...

Valga la aclaración y el aporte de su conocimiento sobre la autoria de la canción, pero tanto Soda que uno termina muchas veces por creer lo que no es,verdad? las burbujas engañan.

Me habia apagado y ahora me volvió a encender.
No deberia tutearme.

Un sapo se traga a la luciérnaga, pero no queda iluminado. La luciérnaga que prende su luz se arriesga a ser descubierta y devorada por sus enemigos. Por eso apaga la luz y se retira, pero no se duerme, nunca se duerme.

¿Es un imperio esa luz que se apaga o una luciérnaga? dijo Borges.

Lo de trátame suavemente es una pretención, además de una buena canción.

Me retiro a curioserar por otras latitudes. Ella no será testigo de saber cual es su consuelo.

Luciérnaga curiosa (apagada)

Anónimo dijo...

Si ya lo se, es con S no con C

Luigi dijo...

Iba a comentar pero me dá la sensación estar interrumpiendo algo, jajajaaja.

Apago la luz y los dejo solos!!!

Roedor dijo...

Yo estoy sentadito en el lobby sorbiendo un bourbon, Luigi.

Es un lugar público, o sea...

Luciernaguita, que la pase Ud. bien, siempre será bienvenida aquí y en otros lugares.

Ya sabía que Ud. sabía que era con "s".

Anónimo dijo...

Estimado Luigi:

Tiene Ud. buena percepciòn de la realidad, pero lo cierto que no hace falta, no interrumpiò nada, nada que no se haya interrumpido antes.

No apague la luz, ya colapso el sistema elèctrico y los expertos en el tema de energìa aseguran que ya no se puede reparar, hay que cambiar toda la instalaciòn y poner una nueva y en eso andamos.

De todas formas, yo por suerte tengo luz propia.

Siempre me gustò y me gusta jugar al gato y al ratòn...costumbre que no puedo perder porque me divierte mucho y espero que me siga sucediendo, incluso cuando sea viejita.


Luigi, un piacere leggere.
Saluti.!!!


Lucièrnaga curiosa.

Roedor dijo...

Será con otro ratón que juega, Doña Luciérnaga, porque lo que es conmigo... yo en este momento estoy jugando al ajedrez conmigo mismo.

Acá a pocas cuadras suena Metallica, y yo me dispongo a comer una ensalada mientras el viento entra suavemente por la ventana. Este también es estival, pero más fresquito.

Caia dijo...

Muy buen tema el que posteó M.. digo Luciérnaga. De pendex quería ser como Stevie Nick, qué mina no?
Lindo post, saludo.

Anónimo dijo...

Con Ud. Sr. roedor no juego al gato y al ratòn, juego con la vida, porque la vida es un juego y no pierdo mi capacidad lùdica por màs que el mundo se me venga encima.
No es necesario que me cuente nada de lo que hace o deja de hacer, yo tampoco tengo que hacerlo.

Ademàs me dirigì al Sr. Luigi, que por cierto me causò mucha gracia su acotaciòn.

Ya sabemos todos que toca Metallica.

He leido algunos de sus post, el de aquella noche del concierto de Mariano Otero y la cena en el Pètanque, le agradezco que me considere de reputaciòn intachable. Algunos otros hay algunas cosas que dejan bastante que desear, pero no me sorprenden a estas alturas de las cirucunstancias, eran de esperar de su parte.

Siga comiendo tranquilo roedor, pero pongale un poquito de queso a la ensalada....

Luciernaguita Curiosa.
(uyyy hasta parece sonar cariñoso)

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=Ww9JS8dJ9fY

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=UpTj37U7pVM

Roedor dijo...

Uf.

Luigi dijo...

:)

Aparentemente acá todos se conocen y se están divirtiendo jugando!

Olrai Luciernaga, dejamos la luz encendida; te contestaría el saludo en italiano pero el tema es que no sé nada de italiano!

Anónimo dijo...

Luigi:
le contesto a las apuradas porque caso contrario pierdo el aviòn que me estoy por tomar en unas horas , efectivamente sì,està en lo cierto.
No importa que no me salude en italiano, me alcanzo con su expresiòn de sonrisa al incio y sus buenas maneras, que no es poco, al menos para mì.

La luz para Ud. siguirà encendida.
Vi algo de su posts, no mucho, en algùn momento me detendrè con mayor atenciòn.

Le devuelvo la sonrisa.

:)

Lucièrnaga curiosa.

Roedor dijo...

No crea, Luigi. No crea.

Minombresabeahierba dijo...

Enoyed!

Además me hizo acordar de Crimson and Clover de Tommy James and the Shondells.

una canción única de 1968 creo..
http://www.youtube.com/watch?v=cQ-P8Fgfhvk

abrazo

Anónimo dijo...

Para la anónima que le gusta jugar a la gato y al ratón, y ella, qué es? gato o rata? MMMMM me parece que las dos cosas ...

Anónimo dijo...

Respuesta para anónino/a

Siempre para que exista un sádido tiene que haber un masoquista, me lo dijo hace muchos años un Sr. Compadre de una antigua pareja, jamás olvidaré las palabras de Patricio Leone, hoy un reconocido psicoterapeuta.
Ambos, sádico y masoquista, nunca lograrán ser uno solo, pero en cambio , uno puede ser ambas cosas, sádico y masoquista. La dinámica sadomasoquista es una relación estratégica que se caracteriza por su flexibilidad. Hay dos papeles, el de sádico y el de masoquista, pero estos pueden intercambiarse. El gato y el ratón.

Para juzgar o prejuzgar, como primera medida hay que saber de lo que se habla, conocer las realidades de ambas partes.

El espiritu original (me parece) del creador de este blog, el Sr Roedor es el tema musical, no otra cosa, así que mis intenciones son dejar que siga tranquilo con ese tema, solamente el y yo sabemos de que hablamos porque nos conocemos y muy bien.
Me importa tres caramelos las opiniones de gente que no sabe de que habla y menos en estas cuestiones.

Adíos, afuera el sol raja la tierra y el mar me espera.

Felicidades para todos.

Roedor dijo...

Gracias, minombrenosecuánto (ok, sé a que alude, gracias). Vamos a investigar por ahí, nunca se me habría ocurrido la asociación.

Anónimo/a: lamento decepcionar, pero no sé de qué estás hablando, no sé quién sos y poco me interesa salir de mi estado de ignorancia. Andá, andá al mar, por favor, y hacé la Gran Alfonsina, plis...