miércoles, 29 de septiembre de 2010

Middle of the Road




Hay una revista satírica nueva en el mercado, se llama Madriz, que se está haciendo conocida en estos días. No la leí. Es teóricamente una juguetona respuesta a Barcelona, la otra revista satírica que queda en el país. No tenemos más Ediciones de la Urraca ni hijos de satiricones dispersos que todavían apunten al centro, entonces es lo que hay...

En los afiches de lanzamiento de Madriz, sugieren que si no te gusta, que vayas y leas el "humor oficialista" de la otra revista.

Ja. Qué gracioso. Barcelona, se sabe, es especialmente cruel con algunos personajes de la llamada oposición política de este país. En realidad, en mi opinión, son un blanco fácil, pero se necesita algo de ingenio para reírse de ellos y no ponerse a llorar o rasgarse las vestiduras como uno, un ciudadano común.

Sin embargo, esa afirmación de la nueva publicación es como mínimo desacertada. Barcelona también le pega fulero a algunos figurones del oficialismo, pese a la presencia (ocasional) de Pablo Marchetti, su director, en el panel de notables de 6, 7, 8 en el canal oficial. Uno de los preferidos es lo que ya se ha transformado en casi su causa emblema, a la que le dedicaron esta vez no un suelto interno sino la tapa: el pedido de aparición con vida de Jorge Julio López, un testigo clave que declaró contra algunos asesinos en un tribunal platense hace ya un par de años y de quien nada se sabe desde entonces.

Simpático todo, y un claro síntoma del blanco/negro que nos está envolviendo y matando. No tolero más las dicotomías te amo/te odio. No las tolero de ningún lado que vengan. Pero están ahí.

En la vida de mitad de camino que llevo, un hombrecito de sombrero gris como yo, a veces me veo en problemas para explicar a algunos de mis conocidos, sin sentir que me miran como a un talibán expropiador, porqué el jefe de gobierno de mi ciudad me parece un inútil, o porqué me parece una canallada que el vicepresidente de La Nación homenajee a Strassera cuando su inmediata superior en el Poder Ejecutivo está de viaje por U.S.A. y viene de tener un altercado conceptual con él (sin juzgar quién me parece que tiene o no razón).

Estoy harto de decir en diversos ámbitos donde me muevo que hay medidas y políticas del gobierno federal que me parecen claramente equivocadas, haciendo la aclaración para que no piensen que en cualquier momento me embarco en una revolución bolivariana y salgo a cortar cabezas (si la revolución bolivariana hiciera esas cosas, para empezar, y si hubiera una revolución bolivariana, para finalizar). También tengo algunas cosas buenas que decir en favor de ellos, de los que gobiernan el país. Lamentablemente, a favor de Macri sólo puedo decir que estoy contento porque la cuadra donde vive mi vieja, y donde yo pasé mi infancia, está siendo reparada a fondo por primera vez en 40 y pico de años, luego de diversos cráteres producidos por innumerables microómnibus de líneas diversas.

Me pone muy de culo ver y escuchar cómo muchos medios ocultan adrede "buenas" noticias o las minimizan con contra-argumentos que por sí sólo quizás fueran válidos, pero que actúan como una "contrapartida" a vaya a saber uno qué cosa, qué concepto "grande" que excede la mera enunciación de aciertos y errores en ambos campos políticos, que ni siquiera tendrían que ser dos, de paso. Pero hay dos porque es más fácil que haya dos, no sea cosa que a alguien se le ocurra pensar que pueda haber una alternativa al alfajor de chocolate y al de dulce de leche. A los chorizos de carne vacuna o a los de cerdo.Lo mismo va para el partido gobernante.

Estás conmigo o sos mi enemigo. En el mundo del o esto o lo otro, no podés apoyar una medida que en lo superficial parece meramente demagógica con los resultados positivos que ellos puede traer para la sociedad en su conjunto. El peronismo como tal es esta gran contradicción hecha realidad: los objetivos más nobles enarbolados en los '50's se han visto nublados por tanta suciedad posterior, tanta trampa puesta en el camino de ingenuos bienintencionados o inútiles a secas.

Me cansa estar en el medio porque como decía el Innombrable (lo estoy mentando demasiado), a los tibios los vomita Dios. No creo en el de arriba, pero aun así, lo mejor que le puede pasar a este país es estar llenos de tibios, porque en general los tibios hacen ganar o perder una elección: la famosa duda, que está lejos de ser una jactancia de los intelectuales como afirmaba el erudito de ascendencia asturiana, es lo que nos hará libres, no sólo el trabajo. Nadie se clava un té con el agua recién salida del fuego. Nadie se arroja en una pileta llena de hielo luego de correr 3 horas una maratón.

Las dicotomías inflexibles ni siquiera sirven para mantener el viejo y casi olvidado arte de la discusión, el intercambio de posiciones contrapuestas: es altamente probable que terminemos todos a las piñas. Y yo a las piñas sólo me agarraba de mentirita, cuando mis hijos eran más chicos.

Ahora estoy grande para "tomá, te cagué, puto".

El tema de la canción que sigue, titulada como el post, no tiene que ver con esto, son reflexiones de su autora por haber llegado a la mediana edad: 33 añitos. Cuando se grabó este concierto, calculo, debía tener un par de sotas más en su haber, pero igualmente le quedaba bien, me parece. Me acordé por un post en lo de la M.Y. La Chrissie, en lugar de cantar "eschoy parado en el medio de la vida" (linda canción que cantaba el Ruso), hizo esto. La foto del comienzo del post la encontré por ahí. Me pareció adecuada y amateur. Bien en el medio. Ni una desgracia ni una obra de arte. Podría haberla sacado yo.

Ah. Este no es un post sobre política. Es conceptual sobre el maniqueísmo y las falsas opciones absolutas.

Enjoy.

23 comentarios:

Alelí dijo...

Me parece que a lo largo del post muy cautamente hassabido expresar lo que a mi me da pereza, sobre todo cuando de política se habla. En la vida en general me manejo de la misma manera y huyo (si como rata por tirante) cuando alguien muy apasionado sostiene una posición intelectual sin lugar a la discusión. Me aburren sobremanera y otras, directamente me asusta. Me asusta la idea de el paso por nuestra existencia como humanidad (o algo que se le parece) y sentir que estamos en el mismo lugar de merda.

Bueno en fin, gracias por escribir con tanta claridad lo que me pasa.

Ahora escucho la canción.

besos

Roedor dijo...

Bueno, no sé si soy tan claro, de hecho creo que ésa no es una de mis virtudes (si es que tengo alguna), pero el ejemplo de la política es uno más.

En deporte me peleo porque creo que Messi no debería estar en la selección nacional y se me acusa directamente de "no saber nada de fútbol".

Si digo que Capusotto no me llena, me dicen que vaya a mirar Tinelli, que obviamente tampoco me cierra, tras lo cual, adicionalmente dudan de mi masculinidad porque no me fascina estar casi 2 horas de mi tiempo nocturno viendo carne de exportación en exhibición, y así...

mujerdeole dijo...

Roedor, si te entró el comment de emeygriega, por favor desestima este y no lo publiques.
Acá te copio a pedido de la amiga eme su comentario, un beso.
MDO

Ay, Roedor, la música es lo único en lo que estamos de acuerdo; ¡ni siquiera en la interpretación de las letras! ¡qué desazón!

Ni en si Chrissie es femenina porque no usa faldas y no va a la peluquería, que para vos es el sumum de la femineidad o si Paula Toller es muy delicada "aunque se siente con las piernas así".(María Eugenia Ritó se sienta como a vos te gusta, apuesto a que nada tiene de delicada. Paula, seguro.)
O si fulana es regordeta, jovatona, Morelo de tetitas así y colita asá.
Pibe, el día que las mujeres empecemos a hablar en ese registro....¿sabés donde van a quedar vuestras partes?
Para que exista una publicidad "discriminatoria" como la que posteaste hace poco, tiene que haber tipos como vos, te lo digo con el cariño que sabés que te tengo. A ver si tu viejo o el mío iban a hablar así de las mujeres....

Roedor querido: ¡Vos sos el rey de la dicotomía y el maniqueísmo! Creés que tu hermana te quita imagen frente al portero como si tu portero soñara, por ventura, verte al lado de una veinteañera, creés que una casa sin gomitas para el pelo es una casa de hombres, como si existieran. A veces no comento en tus post porque son tan misóginos que no me quiero pelear. ¿podemos no pelear? Me hace mal.
Creés que "esposa" es cache- ¿ qué quiere decir cache?- pero "cena" no, que Sandro es grasa, que la música de Lulú Santos es maraca....pregunto ¿por qué tanto apego a las etiquetas livianas y tanto pavor a las etiquetas consistentes?
¡Podés decir redondamente que odiás a Macri aunque asfalte Saavedra, el odio es muy saludable!
Repeté: Macri es un hijo de puta y es un enemigo. Vamos, sin miedo, si tus amigos no te entienden, cambiá de amigos.
Macri es una mierda y le hace mal a mi país. De Narvaez es un facho y no quiero que gane. Este gobierno tomó medidas de progreso que me dan esperanza. Me gusta mi país, me gusta mi barrio, quiero vivir aquí y nada de éso me hace chauvinista, no soy Rimoldi Fraga. Vamos, Roedor, soltate con Wellapon.

Ya sé, ya sé, ya sé.... Son posteos de blog, no manifiestos. De acuerdo. ¿Me puse solemne y boludona? Sí.
Volvamos al post, pues.

Si hay alguien que no propone el medio del camino para espectar las costuras del mundo, es Chrissie Hynde, que eligió siempre un carril, por lo menos públicamente y por eso me parece que vos encontrás en esa letra un significado y yo otro. Habría que llamarla y preguntarle qué quiso decir.
Para mí el único motivo para quedarse en el medio es para tomar un café con leche con medialunas en el Atalaya, y despues seguir.
Comprendo tu posición aunque no estemos de acuerdo en la teoría de los grises que decís- decís- que te gustan. Vamos con los grises y con la pluralidad de voces. Vivan los matices. Ni los unos ni los otros. En el centro, en el medio, en un punto lo suficientemente vago y poco visible que no nos haga correr riesgos. Errar, que es humano y perdonar, que es divino. Tolerar, aunque la palabra sea siniestra y suponga soportar un peso. Consensuar, aunque haya cosas que no deban consensuarse. No estar en ningun lado así no patinamos. No gritar un gol por las dudas haya posición adelantada.

Para mí sos un amigo, Roedor, si nó no jugaría al blog con vos. Te quiero mucho y te respeto. Estoy segurísima de que sos buen tipo, no tengo dudas. Pero no sé por qué te hacés el malo, como si fuese bueno. No sos malo y no sos cínico.

Mirá: un poeta inglés que admiro, Carew, escribió ésto que para mí es una bandera y seguramente es equivocada. O no, es lo de menos. El tema es que cada cual se sienta sincero con su posiciónes, y como decís, no hablo de política. Ni dejo de hacerlo.

Give me more love or more disdain;
The torrid, or the frozen zone,
Bring equal ease unto my pain;
The temperate affords me none;
Either extreme, of love, or hate,
Is sweeter than a calm estate.

Un beso grande y espero que no te enojes.

Anónimo dijo...

Definitivamente, hay blogs overvalued, así como bloggers overvalued. Argentina país generoso.

Roedor dijo...

Quod erat demostrandum.

Gabriela dijo...

falsas opciones absolutas tiene algo que ver con pelotudismo preconceptual?

digo.....

Roedor dijo...

Gabriela, posiblemente.

Anónimo/a: se dice "overrated" en ese caso.

Matías dijo...

"el viejo y casi olvidado arte de la discusión". Que poco que podemos avanzar como sociedad, como país, como nación si olvidamos que la discusión es la base que se necesita para avanzar. La verdad es que a mi molesta el hecho de que no se pueda defender una posición sin que te cataloguen como oficialista u opositor. Creo que hay cosas buenas y malas de ambos lados. El problema es que ambos se oponen por mera oposición a todo lo que diga el otro sin importar que tan bueno pueda ser para el pueblo.
Abrazo!

Darío dijo...

"Falsas opciones absolutas", buena definición. El absolutismo hay que saber ganárselo también. No por enunciarlo sos realmente eso.
Los extremos son importantes igualmente (si son lo que dicen); existen; y hay que tener en cuenta que en lo que a historia respecta son los que empujan de alguna forma los cambios grandes; sea para un lado o el otro. Y esto hay que pensarlo también más allá de la política.
En la música y su historia hay grandes ejemplos, y no pasa por virtuosismo, si no ideas valiosas.

brasil dijo...

Todo tiende a ser más facil Roe. Todo

Y lo binario es lo más fácil. Si o no. Así de simple

Antes hasta la militancia tenía más matices: Si eras Tendencia y buscabas la entelequia llamada "socialismo nacional", te podías putear un rato con unVanguardia Comunista (PCML) o con un PST, o con un foquista erpiano, o con un moderado franja morada. Pero eramos todos compañeros. El enemigo era la derecha burguesa

Eso no era gris. Eso era, por el contrario, policromia.

Hoy es 0 o 1.

Hoy si sos oficialista, todo el que no lo es, es enemigo: la derecha lo es (por supuesto), pero cualquier otro lo es tambien. Lozano, Donda o De Gennaro son lo mismo. Y si el Robi Santucho resucitara, y les recordara que el enmigo es la burguesía, y que un burgués es un burgués sea Clarin o Cristobal Lopez, pasaría inmediatamente a las filas del enemigo.

Lo binario es más seguro, más protector, mas comprensible. A partir de ahí justifico todo. Meto todo en la bolsa o lo tiro a la basura...

Roedor dijo...

Matías y Darío, los extremos para mí y para mucha gente son referencias, no lugares para estar. Yo honestamente creo que es mucho más difícil estar parado en el medio que en alguna punta. La real toma de riesgo es mirar para todos lados y ver qué onda, no quedarse sentado de este lado, pensando que todo lo que está del otro está incorregiblemente mal.

La música en sí está llena de grises. Nadie va a decir que Dylan era un nabo por su manera de cantar o porque sus canciones iniciales las podía aprender cualquier estúpido. No era un académico, no era un vagabundo. Era alguien en el medio a quien se le cayó más de una idea brillante.
Wagner fue un revolucionario musical y un asco de tipo, como persona y políticamente. ¿Lo amo y lo odio? No, lo admiro intensamente, pero parado en la mitad del sube y baja.

brasil, no podía esperar menos de un ramambledo. Suscribo. Escribí esto porque vivo en un mundo adulto y a veces me sorprende esa grosera falta de discernimiento y apreciación de matices. Por momentos tengo la sensación de que me toman por algo que no soy, no sé si me explico.

mujerdeole dijo...

Roedor puedo coincidir y no con tu post. Y hasta con algunos comentarios qu defienden los matices.

No se trata de dicotomizar todo en te odio o te amo, y se puede ser amplio, es más se debe ser amplio. Porque por supuesto que hay grises y hay matices en muchoas cosas de la vida.

El punto está en que esos grises no tiñan tu vida, tu cabeza y tu capacidad de decisión de modo tal que no puedas manifestar una opinión clara frente a algunos temas vitales donde la cosa exige un compromiso diferente y donde no sirve dudar.
La búsqueda es importante, las preguntas y hasta las dudas nos ayudan siempre y cuando las vayamos resolviendo como sociedad, así podemos seguir preguntándonos otras cosas.
En el medio o al costado del camino pero siempre con ganas de caminar hacia adelante. Y me banco el error, equivocarme y meterme en el fango si es por una idea. Prefiero mil veces eso, antes del miedo a que piensen de mi tal o cual o tal cosa, me importa poco. Mucho menos quedarme mirando como se equivocan los otros.
Y tampoco me estoy refiriendo sólo a la política.

Un beso

Rob K dijo...

Estimado, un comentario mínimo y lateral sobre otro comentario suyo referido a Wagner. Pasando por alto mi pasión wagneriana, me detengo en su faz humana y política. Que fue un tipo jodido, puedo suponerlo: no cualquiera embaraza a la mujer de su mejor amigo (aunque luego la despose, probando que iba en serio la cosa). Pero en cuanto a que era "un asco" políticamente, supongo que Ud. se refiere a su antisemitismo, y éste era en W. algo más folklórico que visceral. Además de anarquista y monárquico absolutista, su nacionalismo era moderado, y si bien tuvo algunas confusas ideas racistas plasmadas en un librito, eran ideas propias de la época y el lugar, que en su caso nunca pasaron a mayores y no le impidieron, hasta el final, contar a judíos entre sus colaboradores de confianza. Sobre infames grupos que luego lo adoptaron como símbolo, claramente no se lo púede culpar, había muerto 50 años antes.

Caia dijo...

Somos varios los que estamos en el medio a pesar del mundo binario que nos rodea, como dice brasil.
No puedo ver el tema en el laburo, sí la foto. Espero que no tengas esas patas, son feitas.

Darío dijo...

Ojo Roedor. Que si escribí ese comentario es justamente porque también me encuentro en el medio. Y estoy ahí porque es lo que me sale; tampoco me tiro en contra de los extremos justamente por la razón que te puse. Pero los que te sopapean por no estar de un lado o del otro son los que tampoco pertenecen a esos extremos, si no simplemente arengan y faltan el respeto y creen (o dicen) estar en un lado claro. Los que realmente pertenecen a una ideología de extremo son respetuosos de los del "medio" como decís. Porque también valen.

Roedor dijo...

Mujerdeole, gracias por el comentario pero posiblemente estemos hablando de lo mismo: es obvio que frente a determinadas cosas uno tiene una postura clara e identificable. Pero no siempre es fácil. No hay ángeles y demonios en la política argentina, ni siquiera en los ciudadanos de carne y hueso como yo. Una persona, una idea, un partido, una obra de arte, me puede impactar desde diferentes lugares, y casi nunca, salvo excepciones, mi "veredicto" es o esto es un asco o una absoluta gloria.

Los grises son incómodos, los que estamos ubicados en ellos somos usualmente tildados de mediocres o cobardes. Algunos lo son (lo somos), pero otros no. Y esa incertidumbre pone locos a los intolerantes, a quienes usualmente no tolero.

Rob, está entendido, no soy de los que acusan a Wagner de antisemita hitleriano, estaba en otra órbita. Sus desfachateces políticas me parecen fuera de lugar, inclusive en su contexto. Lo que hizo con Cosima Liszt fue la máxima expresión del canibalismo: no tendríamos Wagner sin Liszt, habría muerto mucho antes de ser famoso, y el tipo le robó todo pero absolutamente todo. Se guardó para sí el "detalle" de inventar la música contemporánea, pero bueh... el viejo Ferenc, después de todo, luego de Bach fue el único que hizo que tocar el piano y ser una estrella (las dos cosas juntas) fueran otra cosa distinta.

Caia, sí, los del medio somos la mayoría, pero a veces no se nota. Mis pies no son así, son peores, típicos pies de basquetbolista (amateur, veterano y penoso, pero basquetbolista al fin): todos machucados por pisotones de tipos que pesan 120 kilos, 2/3 veces por semana.

Mary Poppins dijo...

la dinamica de "conmigo o sinmigo" me parece muy K.

No me parece que el problema sea estar en posturas extremas o grises, sino estarlo porque sí.

PD: no conocia ninguna de las dos revistas

Roedor dijo...

No es una postura exclusivamente K la exclusión y ninguneo del adversario. Ése precisamente es uno de los argumentos favoritos de la llamada oposición, que ve la paja en el ojo ajeno y se hace la pelotuda con la viga que ostenta en el propio.

brasil dijo...

Tambien se confunde gris, o tibio, con capacidad de análisis y actitud crítica.

A mi la edad de admirar a papá y mamá se me pasó hace rato.

Ya fui soldadito obediente en algún momento.

Ahora permitanme celebrar lo que está bien y repudiar lo que está mal.

Que de adulto la ética te funcione flojita y entonces veas actitudes repudiables y las filtres con el prisma de la justificacion absoluta, no es ni gris ni colorido. Es inmoral.

Con el cuento del bien comun se puede levantar cualquier figura. Incluso la de Mussolini, Franco, o Stalin.

No es nuestro caso -aclaro-, y solo lo cito para ejemplificar.

Hay un dicho que dice algo así como "el camino del infierno está plagado de buenas intenciones"

bonito lunch dijo...

creo que estamos en un momento de ponerse claramente de algun lado, aunque tengamos que tragarnos algun batracio.

Roedor dijo...

Políticamente, no ahora pero posiblemente en el futuro, quizás sí. Más por una cuestión de descarte que de convicción, al menos en mi caso. Lo curioso de todo esto es que pese a coincidir en (algo del) diagnóstico, Ud. y yo, bonitinho, posiblemente estemos en veredas opuestas.

La vida sigue.

bonito lunch dijo...

bueno..., soy millonario.

Roedor dijo...

Y yo bostero.

Igual lo quiero.