viernes, 24 de septiembre de 2010

Irreverencia

Hace mil años, en los '90's, yo era un flamante manager de una unidad de negocios de una compañía transnacional que vendía productos muy buenos y de altísimo precio. No eran fabricados aquí, porque así era como hacía las cosas el Innombrable: para qué lo vamos a fabricar acá si allá lo hacen mejor, más barato y todo eso. De ese modo comenzó a hundir, aun más y como si hiciera falta, a un país mientras todos, un servidor incluido, nos gastábamos los baratísimos dólares en el Abercrombie & Fitch del Sawgrass Mall de Fort Lauderdale y los parques de Disney...

Pero ése es otro asunto.

Fruto de mi ingenuo entusiasmo de entonces y como un gesto de buena voluntad hacia el "gremio" conformado por los sufridos distribuidores y convertidores argentos de esos productos que eran mis clientes, acepté ir a la cena (nunca comida) anual de camaradería de la cámara empresaria que los agrupaba, realizada en el horroroso, ya en esa época y ahora también, restaurante "El Padrino" de la Costanera Norte.

Además del consabido pollo con champiñones de rigor en esos ágapes, y del vino blanco barato fraccionado en algún galpón sucio de Palermo, la cosa traía "número vivo".

Cuando ya el embole me carcomía, y en compañía de mi (entonces) señora cónyuge que se mordía los codos contando los segundos antes de la discreta retirada, apareció en el escenario una chica flaquita no tan chica, solita su alma, con la única ayuda de un apparecchio que disparaba pistas pregrabadas (el viejo truco), y un kit de timbaletitas medio gronchito y elemental. La flaquita no era muy bonita de cara pero no era desagradable y estaba vestida íntegramente de negro: una especie de top escotado hacía más patético su magro busto, y unas calzas igualmente pretas mostraban un nada ostensible trasero que al decir del catalán, tenía demasiados huesos. Piernitas flaquitas, chatitas negras, y allá iba la muchacha...

Su repertorio, como correspondía a una intérprete que tenía mucho más de amateur que de profesional curtida, estaba compuesto íntegramente por covers de onda "latina": los hits del momento, algún bolero clásico pero interpretado en el estilo, tan en boga en esa época, de los discos "Romance" de Luis Miguel: o sea, a los gritos y con 0 (cero) relación climática con las letras que hablaban de contrariados y desesperados amores. La única cosa buena que tenía la mina es que realmente no desafinaba ni por casualidad. Tenía un timbre de voz fresco, juvenil, firme, y un carisma especial para atraer la atención de los jovatos ya medio alcoholizados que habían ido ahí a hacer sociales con sus camaradas… y con los nabos de las empresas proveedoras como yo, a ver si les bajaba unos mangos el precio del producto.

En el clásico momento de hacer participar al público, la minita llamó al “escenario” , una plataformita triste de madera ligeramente sobreelevada que chirriaba ante sus saltitos, a alguien que quisiera cantar con ella. Un cincuentón también íntegramente vestido de negro que no era parte del show, pelo largo desactualizado, unas cuantas canas y cara de banana de Ramos Mejía se acercó y luego de la introducción le dijo a la minita que él había sido “artista” (esa palabra usó). La minita le dedicó una mirada piadosa y cuando le requirió detalles el tipo le dijo que era Héctor Santos, otrora estrella de ese programa señero de la cultura argentina de fines de los 60’s y comienzos de los 70’s llamado “Música en libertad”, donde jovenzuelos/as vestidos/as a la fashion del día simplemente bailaban y hacían lipsync al son de “los ritmos de moda”. La minita, bastante cruel en su interior, quiso gastarlo más y le pidió que le cantara algo, tras lo cual Héctor le descerrajó un par de estrofas a cappella de una patética e ignota canción que en épocas mucho más generosas que la nuestra (bueno, no sé si es tan así) había grabado (sí, grabado) y sacado al mercado, con un éxito rotundo en el círculo familiar cercano (no tanto político).

Obviamente, la diferencia generacional entre ambos creó un momento un tanto incómodo: la minita le dijo que no lo conocía a él ni a la canción, tras lo cual pasó rápidamente a la acción y juntos hicieron como que entonaban “una que sabemos todos”. Posiblemente haya sido una buena idea que Héctor hubiese cambiado de negocio a tiempo... o quizás fue fruto del orden natural de las cosas, ¿no?

Todo transcurrió normalmente hacia el final del set. Fast forward hasta algunos años más tarde, y la minita se convirtió en una “artista” (no como Héctor Santos) hecha y derecha, grabó discos varios, cantó ante mucha gente, no sólo acá sino en el resto de América Latina, componiendo ella algunas canciones, con arreglos muy buenos y cuidados, aunque con ese tono intrascendente que hoy cultiva Diego Torres: todo muy lindo pero pasame el vitel toné, fiera.

Luego de algunos años de éxito, la mina desapareció un poco del mapa, no sé si por temas personales, la permanencia en el estrellato le fue esquiva, la gente casi como que se olvidó de ella luego de haber martirizado los oídos del país desde la alta rotación de la 100 y otras delicias.

Marketineramente suspicaz, ella y/o su representante y/o su compañía discográfica, recientemente sacaron un CD íntegramente compuesto por covers, por versiones de canciones famosas para que la gente cante y reconozca. Paradójicamente, volvió a sus comienzos. La minita sigue teniendo una buena voz, los arreglos de las canciones ajenas no están mal, pero yo y creo que mucha gente ya va pidiendo el pollo con champiñones, no en “El Padrino” sino donde esté, si es que está todavía de este lado del piso.

A continuación, entonces, al modo de los "homenajes" de Julito, una versión decente en lo vocal y (en mi opinión) mediocre en lo instrumental, de una hermosa canción cuya letra fue cruelmente desfigurada y ultrajada para que “le guste a todos”. Habráse visto tamaña irreverencia... La versión es la del CD, con fotos de la minita que ilustran mientras corre la música hasta el ansiado final...



Ok, ya pasó, bueh, bueh, ok, tampoco es para ponerse así, che...

Si, como a mí, les dio dolor de estómago, siempre está la original, que es una obra maestra (y que yo ya había posteado hace tiempo).

Enjoy.

37 comentarios:

mujerdeole dijo...

A ver, a ver, varias cosas.
Este disco de covers de Marcela Morelo no me gusta nada, y encima la canción en versión original de los B52 es impresionante.
Ahora cantando sus cositas, yo a la Morelo la banco. Me parece muy auténtica, no canta nada mal, y tiene un estilo muy de ella, tanto cantando como componiendo, no copia a nadie ni se hace la nena ni se pliega a ninguna moda.
Y algo más, si bien el restaurante El Padrino es y será horrible, las tres o cuatro veces que fui siempre comi muy bien, debo confesarlo.

Un beso

Roedor dijo...

Hola, mujerdeole. Creo que en el post quedó claro que me gusta la voz de Marcela Morelo. Lo que también expresé es que su propio repertorio no me parece malo pero no es de lo que más me gusta escuchar, más bien me aburre a la segunda canción. Para mí es un talento desperdiciado, tendría que conseguirse un grupo de 2/3 compositores arregladores que escriban cosas tanto gancheras como jugadas musicalmente, se puede hacer, hay gente que vive de eso.

"El Padrino" para mí siempre fue una experiencia negativa. Después de esa vez fui no menos de un par de veces más, usualmente domingos a las 15 horas con la familia en pleno y sabiendo que era el único lugar donde nos podían preparar comida en el momento. No me gustó para nada, y era bastante caro para lo que ofrecía, pero este es un mundo libre, ¿no?

bonito lunch dijo...

a mi morello me cae bien pero no su musiquita.
el cover de mike oldfield zafaronni .

Roedor dijo...

Ese cover también me parece un descaro, bonitinho, porque el original es sencillamente perfecto.

Pero sí, canta bien la flaquita.

Gabriela dijo...

solìa ir con mi viejo y mis chicos a almorzar a El Padrino los domingos estando recien separada... no es un lugar del que guarde el mejor de los recuerdos. El ruido a platos chocando y el ruido ambiente que hace que uno se sienta dentro del lavavajillas.

Los mozos a las carreras con bandejar repletas de porciones de papangas fritangas y flanes con crema a punto manteca hacen de ese lugar un infierno.

Si a eso le suma a la Morello a los gritos, a su (ex)señora con cara de culo, al cliente sudoroso y a las luces de 100 watts iluminando todo como en un gran baño ... no se como hizo para zafar de la terapia desde ese momento a la fecha.

mujerdeole dijo...

Sí, es verdad que también recuerdo que era caro. Bueno resumiendo, El Padrino: muy, muy, muy feo, caro, con una clientela familiera de lo peor, pero creo recordar que comí muy bien y abundante. No da ni ahí para tenerlo en cuenta.
Y disculpa pero del texto, a menos yo, no entiendo tan fácilmente que te guste, es cierto que no le das con un caño pero hay cierta crítica, que por otra parte no está mal tampoco. Es tu opinión.

Besos

emeygriega dijo...

¡No, Bonito, ese cover es una patada al hígado igual que éste, por favor! Es indignante, no me digas.
Y éste.... mamita....Meterse con la fabulosa Cindy y este temazo que sacudió nuestra juventud....qué necesidad, no entiendo. No entiendo los discos de covers en general, con Fabi Cantilo no lo puedo creer. Por más que te lo pida el sello, es horrible.

Morello me cae muy bien, como persona y como cantante, creo que le faltó un productor groso que le quite los vicios jingleros porque realmente canta muy bien. Y no creas, Roedor, no escribe ni compone mal, la prueba la tenés en Cantora con Mercedes Sosa, su canción es divina y es de ella, pero claro, está bien producida.

Allá por el 2000 yo taladraba a mi víctima con una canción que me sigue pareciendo preciosa, "te seguí", que me encantaba (me encanta) pero pensaba ¿por qué arreglarla tan mal? Tiene un estribillo bárbaro, y si escuchan la tercera repetición dan ganas de decirle: "¡dale, soltate, no es necesario el Coro Kennedy ése que metiste! Ponele garra, mirá lo que estás diciendo, gritá!"
Creo que es muy sincera en su estética pero que es tímida con su voz, le falta un golpe de horno. Y lo digo con todo cariño, porque tiene la misma voz que yo, idéntica, me parece escuchar mis grabaciones caseras.
Si se sacara esos gorgoritos y pelara interpretación, sería bárbara.

Hablando de onda, interpretación y algo más que afinar, escuchad el acústico de Cindy Wilson de Roam.

Besos a todos.

Superchic dijo...

tuve que pararlo al min 0:39 porque me empezaban a sangrar los oídos.
¿Cómo podes hacer un cover de esa canción?
Marcela Morelo no me jode pero cuando empiezan a afanar con cover truchos me da mucha bronca

Sr Roedor, vuelvo a leerlo después de mucho tiempo

Santiago Segura dijo...

A mí me cae bien porque me hace acordar a Racing (es largo de explicar).

Me gustó el fragmento "Una especie de top escotado hacía más patético su magro busto" y me dio un poquito de lástima también.

Por suerte y cuestiones técnicas, no puedo escuchar la versión de Roam.

Eme, quizá sea la excepción que confirma la regla, pero el disco Otras canciones de Attaque 77 está muy bien, es como un juego con varias canciones populares y de rock más que un choreo.

Roedor dijo...

Gabriela, yo no dije lo del cliente sudoroso... ¡pero lo estaba! ¿Cómo lo sabía? El resto es tal cual así, doña.

Mujerdeole, quedó claro que ese restaurant no estaba ni está entre mis preferidos. Pero es cierto también eso de que la comida era abundante. Yo comí mucho, pero no era rico. Lo de la minita esta que canta, creo que también lo dije de manera más o menos explícita: me gusta su voz, pero no su repertorio, y decididamente este cover no me gusta, ni tampoco el de "Moonlight Shadow" que decía el bonito.

M.Y., yo ya no era tan joven cuando escuchaba a los B-52's, pero puede ser porque me acordé tarde. Recuerdo que a Lennon le gustaba "Rock lobster" y justo lo mataron... Y bueh. Morelo (sin la doble "ll") canta lindo, pero efectivamente le falta algún productor como la gente. No escuché ni lo que hizo con la Negra ni esa canción que decís, pero supongo que debe ser así, cuando los cantantes caen en manos de productores que creen saber "lo que quiere la gente" la erran fiero.

Lo que me gustó es eso de que tiene la misma voz que vos, que tí, que tú: ¿para cuándo te vamos a ver a algún teatro? No cualquiera tiene la voz de Marcela Morelo, te cuento...

Superchic, bienvenida de vuelta. Yo creo que los covers son una manera fácil de hacer guita, porque la gente ya conoce la canción. Ahora bien, podés hacer esas batatas o lo que hizo Bryan Ferry, que logró que escuche entero un discos con canciones de Dylan (que no sea "Blood on the Tracks").

Santiago, lo de Racing mejor no quiero entenderlo: tengo un par de miembros prominentes de mi familia que son de ese equipo, y pese a que los quiero mucho, mejor que no me hablen demasiado, ¿sí? Yo creo que vale la pena escuchar la versión. Lo que me parece simpático es que el solo de guitarra de Keith Strickland, cortísimo, sencillo y contundiente, aquí está tarareado... Es lo que hay.

El disco ese Attaque me gusta, creo que es el único de ellos que soporto. La elección de las canciones es buena, y están muy bien tocadas. Fueron los primeros que se atrevieron a hacer un cover del grasa de Sandro y que quedara bien.

Hay buenos discos de covers, pero eso es para otro día. De hecho a mí me gusta postear covers de canciones. No todas las que pongo por ahí son por sus intérpretes originales.

brasil dijo...

Me es imposible darme cuenta si la Morello canta bien. Su estilo monocorde, sin alma, sumado a un repertorio...¿tonto?, hacen que me aburra infinitamente

En música hacer "bien" las cosas no alcanza. Cacho Tirao por ejemplo, era un virtuoso técnicamente hablando, pero era un muerto vivo. Inescuchable.

Ayer me acordé de este post viendo en Encuentro un documental de la Betanha (hace unos días otro de Elis).

No se si me explico. La Morello es cantante de restaurant de crucero por el caribe....

Darío dijo...

La banco a Morello; buena voz.
El disco de covers no me parece mala idea; por lo menos se jugaron y escogieron temas que para muchos son un "sacrilegio" pero bueno.

Roedor dijo...

brasil, tampoco es para ponerse a hacer esas comparaciones: no todo el mundo está listo para una Bethania o una Elis. Quizás se trata de una cuestión de nicho de mercado: todos sabemos que con un productor muy bueno o bueno, un/a cantante aceptable puede lucir glorioso/a. Igualmente en Brasil hay tanta porquería como acá. De hecho, por una cuestión de escala allá hay bastante más que acá.

Darío, creo que el truco es que el público "natural" de la Morelo no tiene ni idea de quiénes son los B-52's o Mike Oldfield. Lo que es cierto es que esas cancioncitas le "suenan" de haber escuchado Aspen o esas anestesias auditivas...

brasil dijo...

Se ve que no me expliqué. No comparé calidades

Las traje a colacion de ese plus que la Morello no tiene. Sin alma, sin gusto para elegir repertorio. Una especie de Pastorutti del melódico

No se me ponga chauvinista. Obvio que en Brasil abundan pedorradas variopintas.

Roedor dijo...

Bueno, sí, yo entendí, y pienso técnicamente lo mismo. De todos modos, reitero, no todo el mundo está para el híper mensaje trascendente. Podés poner la voz, no desafinar y recolectar tu dinero en caja. Es mejor que traficar armas o personas (bueno, me fui al carajo).

Y Pastorutti no sabe cantar. Grita, desafina, no modula y su repertorio es muy pedorro, salvo alguna chacarera tradicional que sistemáticamente destruye.

brasil dijo...

Llegamos a un acuerdo. No roba. Y Sabú tampoco robaba (no te me hagás el pendejo. Ni preguntes)

Pero no te veo posteandolo

Aguante Paulinho Da Viola , el Morelo brasileño

Roedor dijo...

Comentario de maestro siruela (con "s") para M.Y.: Cindy Wilson es la rubia, la colorada es Kate Pierson, quien hace usualmente la primera voz del grupo y durante un tiempo la única chica porque Cindy se había alejado por depresión ante la muerte de su hermano Ricky por leucemia (si no recuerdo mal).

Ricky había fundado el grupo y era su guitarrista original. Keith Strickland, el baterista, tomó su lugar a la muerte del Wilson y a partir de ahí usaron bateristas de sesión, uno mejor que otro.

Eso.

Roedor dijo...

No, Sabú no... no me ensucie el jardín, ¿quiere?

Juana de Arco la inmolada dijo...

Sr. Brasil para Ud. es lo mismo que Marcela Morelo??

http://www.youtube.com/watch?v=IEUPH1A7YkM


Ella tiene una buena voz, no está para un crucero por el caribe...
pero tampoco yo compraría ninguna de sus canciones, pero como los puede comparar???

Me parece que está comparando peras con bananas....son cosas distintas.

Juana de Arco la inmolada dijo...

Acá tiene más Sr. Brasil...




http://www.youtube.com/watch?v=b5xHxWJNDEk

Como me gusta Brasil, el país.

Juana de Arco la inmolada dijo...

Acá tiene más Sr. Brasil...




http://www.youtube.com/watch?v=b5xHxWJNDEk

Como me gusta Brasil, el país.

Roedor dijo...

Bueno, tampoco es para ponerse así... Caramba qué jovatex está Paulinho, siglos que no veía una imagen de él.

Marina Lima me hace sufrir. Esa voz me tortura... pero no puedo dejar de escucharla.

Creo que brasil se refería a las épocas más light del Paulinho. Una característica que tienen los brasileños es que no le hacen asco a juntarse con gente "non sancta", todos están en la misma bolsa. Recuerdo que hace mucho, pero mucho mucho, Caetano Veloso organizó una serie de conciertos homenajeando a Roberto Carlos, con Roberto Carlos ahí mismo en el escenario. Sus fans intolerantes lo querían matar, pero fue una buena lección, inclusive para mí: nadie es tan nabo ni tan celestial, todos andan dando vueltas en el medio.

emeygriega dijo...

uf, Roedor, no empecemos con tus correcciones. Morelo con una sola L, de acuerdo. Mil disculpas, creo que se entendió igual.
Y sé quién es Cindy rubia y quién es Kate candy candy colorada.
En Roam canta Cindy aunque se haya retirado por la leucemia de su hermano bla bla en 1981 para recluirse en una clínica para drogones en 1983 bla bla y reecontrarse con la banda para comer un waffle en 1985, hablábamos de Roam ¿o no? ¿o leíamos el Expreso Imaginario?

De hecho Cindy canta Roam sola, tuve el gusto de escucharla in situ, tal cual te sugerí que escucharas en youtube para distinguir una intérprete maravillosa de una cantante técnicamente correcta (Morelo) pero sin gracia. Lo que bien llama Brasil una cantante de restorán, y adhiero ciegamente a ese concepto, que tambien aplico a Norah jones y Diana Krall.(no sé cómo se escribe).
La muestra más acabada de perfección inconducente es Julia Zenko, de voz mucho más que correcta, voz impecable, pero incapaz de distinguir un tema de Vinicius de uno de Horacio Ferrer y destrozarlos todos por igual.

Marina Lima tiene pocos recursos vocales y los suple con onda, como muchas cantantes que adoramos. Misia canta muy bien, pero nunca será Amalia Rodrigues. Roxana Amed canta Amelia bellamente, sí, pero la pregunta es ¿vale la pena coverear a Joni Mitchell? ¿puede lograrse algo superador?
Yo creo en los artistas sagrados y en las canciones sagradas (desde luego no me refiero ahora a Roam). Me gusta que Paula Toller cante un tema de Marina como el que posteaste, por qué no, pero por ejemplo yo no lo grabaría, lo haría como un gustito en un vivo. Los vivos están para esas licencias, me parece, que son disfrutables para el público y para el artista.

Hay cantantes perfectas, como Elís, como Mercedes Sosa, Kate Bush, Chrissie Hynde o Bethania, que además de cantar como los dioses son desesperantes a la hora de interpretar. Quise hacer esa distinción entre la corrección técnica y el talento.
Con esto te contesto tambien por qué dejé de cantar: porque no tengo talento, soy una soprano de coro escolar y por suerte con buen oído para autodetenerme a los 26 años.
Ahora le hago los coros a mi novio Beto Pateta, músico y ex joven. Para un coro o una incursión esporádica en un escenario, me da. No más, lamentablemente, a diferencia de mi viejo que la descosía, con o sin Troilo de fondo, a capella nomás.

Chau.

emeygriega dijo...

uf, Roedor, no empecemos con tus correcciones. Morelo con una sola L, de acuerdo. Mil disculpas, creo que se entendió igual.
Y sé quién es Cindy rubia y quién es Kate candy candy colorada.
En Roam canta Cindy aunque se haya retirado por la leucemia de su hermano bla bla en 1981 para recluirse en una clínica para drogones en 1983 bla bla y reecontrarse con la banda para comer un waffle en 1985, hablábamos de Roam ¿o no? ¿o leíamos el Expreso Imaginario?

De hecho Cindy canta Roam sola, tuve el gusto de escucharla in situ, tal cual te sugerí que escucharas en youtube para distinguir una intérprete maravillosa de una cantante técnicamente correcta (Morelo) pero sin gracia. Lo que bien llama Brasil una cantante de restorán, y adhiero ciegamente a ese concepto, que tambien aplico a Norah jones y Diana Krall.(no sé cómo se escribe).
La muestra más acabada de perfección inconducente es Julia Zenko, de voz mucho más que correcta, voz impecable, pero incapaz de distinguir un tema de Vinicius de uno de Horacio Ferrer y destrozarlos todos por igual.

Marina Lima tiene pocos recursos vocales y los suple con onda, como muchas cantantes que adoramos. Misia canta muy bien, pero nunca será Amalia Rodrigues. Roxana Amed canta Amelia bellamente, sí, pero la pregunta es ¿vale la pena coverear a Joni Mitchell? ¿puede lograrse algo superador?
Yo creo en los artistas sagrados y en las canciones sagradas (desde luego no me refiero ahora a Roam). Me gusta que Paula Toller cante un tema de Marina como el que posteaste, por qué no, pero por ejemplo yo no lo grabaría, lo haría como un gustito en un vivo. Los vivos están para esas licencias, me parece, que son disfrutables para el público y para el artista.

Hay cantantes perfectas, como Elís, como Mercedes Sosa, Kate Bush, Chrissie Hynde o Bethania, que además de cantar como los dioses son desesperantes a la hora de interpretar. Quise hacer esa distinción entre la corrección técnica y el talento.
Con esto te contesto tambien por qué dejé de cantar: porque no tengo talento, soy una soprano de coro escolar y por suerte con buen oído para autodetenerme a los 26 años.
Ahora le hago los coros a mi novio Beto Pateta, músico y ex joven. Para un coro o una incursión esporádica en un escenario, me da. No más, lamentablemente, a diferencia de mi viejo que la descosía, con o sin Troilo de fondo, a capella nomás.

Chau.

Roedor dijo...

M.Y., ¿por qué tanta susceptibilidad? A mí me parece que ninguno de nosotros puede juzgar tan fino. No tengo los elementos para distinguir una cantante de discreta para arriba de una excelente cantante, salvo que la performance de esta última sea ostensible, como algunas de las que nombraste.

Pero bueh, tampoco es para polemizar. La cosa es que te llegue o no. Ni Norah Jones ni Diana Krall son cantantes de restorán, son bastante más que eso (además de muy buenas pianistas), pero a mí Norah Jones me llega y la Krall no.

Uf. Esto me hace acordar a una escena de La Decadencia del Imperio Americano, pero ahora que lo pienso, vale un post que ya llegará.

De paso, Mercedes Sosa no era una cantante perfecta. Tenía serias deficiencias interpretativas, aun antes de haberse enfermado. Ella era una soberbia cantante folklórica argentina que cometió el error de universalizarse y cantar todo igual. Es como Calamaro cantando tangos. Pero volvemos a lo mismo: te toca o no te toca.

Simpático lo de Beto Pateta. Ya no me banco más a Capusotto.

Have a nice day.

Santiago Segura dijo...

No entiendo la bronca con Racing, quizá todavía le duela...

Y justo hoy me acordaba de lo bonito, casero y crudo que es El cantante, de Calamaro, y lo pasado de cocción y cocoliche que es Tinta roja.

El de Ferry te gustó? Hay pocos covers de Dylan que me gustan mucho, y los discos que han hecho de versiones de sus temas no garpan tanto, es difícil de hacer. Me parece que Ferry le aplica la misma fórmula a todos los temas y aburre... quizá debería darle otra chance, pero le di varias.


Y Attaque en su rinconcito de cuadradez ha hecho sus cosas interesantes, eran cuatro chabones a los que les faltaba un poco de carisma pero tenían su actitud y hacían algunas cositas piolas (el disco Radio insomnio es muy bueno también). Ahora que son tres no sé qué tal está.

Roedor dijo...

Racing es demasiado sufrimiento para unas pocas alegrías espaciadas en el tiempo, Santiago. Mejor ser bostero, cada tanto tenés diversión y acción.

Algunas cosas de Calamaro me gustan mucho, otras no me gustan nada. "El Cantante" me parece pura pose, más allá de alguna canción ganchera.

Ferry puede leer la Biblia y grabarlo y yo lo voy a comprar. Es de los tipos que ha pasado la línea de la repetición y el mirarse al ombligo para crear un estilo: nadie hizo eso antes que él. Cuando a comienzos de los 70's todos los cantantes usaban barba, pelo largo y andaban de jean ajustado, camperas de cuero y botas tejanas, Bryan salía al escenario con el pelo corto, afeitado, peinado con fijador y con smoking blanco. Ah. Y te tiraba al piso con el rocanrol glam de Roxy Music. No le van a enseñar a ser rockero justo a él. Además, calentaba a las chicas. ¿Qué más se le puede pedir?

Los Attaque me parecen poco creativos pero como siempre reitero, nadie es enteramente un santo o un demonio. "Beatle" es una de mis canciones preferidas del rock nacional, y muchas veces sonaron convincentes. Además, Pertusi y el bajista me caen simpáticos: un día hace unos años yo estaba en un bar del aeropuerto de Ezeiza esperando a alguien que se iba a tomar un vuelo a NYC, y ellos evidentemente también estaban en algo parecido, sentados en la mesa de al lado. En esa época yo fumaba, y te permitían fumar en lugares cerrados. Yo había sacado mis Gauloises pero no encontraba fuego en ningún lado. Pertusi me vio haciendo el papel de boludo y me ofreció su encendedor. Cuando quise devolvérselo me dijo que me lo quedara porque tenía varios. Era de un hotel paraguayo. Pagué y cuando me iba le dije que me lo iba a guardar para hacerme rico dentro de unos años vendiéndolo. Se rió y me deseó suerte.

Esa fue mi historia cholula. No puedo odiar a los Attaque, no. El encendedor debe estar en algún sitio propiedad del CEAMSE.

Darío dijo...

Este último comment es todo un post Roedor!
Coincido con lo de la Sosa. A mi a veces me llega y otras no.
Joni Mitchell me encanta, pero puede ser muy aburrida a veces.
Krall me duerme; pero es una gran cantante y pianista.
Jones me gusta como canta, y su cara garpa verse todos sus videos. Pero no iría a verla en vivo.
Qué se yo.

Roedor dijo...

Norah Jones no es una cantante de jazz, pero a veces lo parece. Es más bien country/folk. Diana Krall quiere serlo, pero no le sale, le sale soft pop.

No es lo mismo, ¿vio?

La historia de Attaque estuve a punto de convertirla en post pero me parecía insignificante, sólo de interés para los fanáticos. Lo cómico de la situación fue cómo me di cuenta de que eran ellos: yo estaba sentado junto a un ventanal inmenso que daba a la playa de estacionamiento y estaba espalda contra espalda del bajista, que no recuerdo cómo se llama. Yo estaba leyendo y escuchaba de a ratos cómo el chabón de atrás mío comentaba el efecto en el público de algunas canciones. Reconocí algunos títulos de los Attaque pero pensé que los tipos las tocaban como covers. La cosa me hizo clic cuando nombró "Dame fuego" (y justo después me dio el encendedor, jaja!). Los tipos hablaban de Colombia, de Perú, de Venezuela, y yo me decía, "Puta, para ser una banda de covers no les va tan mal... andan de acá para allá". Sólo me di cuenta que eran ellos cuando le vi la jeta a Pertusi que me hacía señas (yo yas estaba de perfil buscando en el saco y otros lados) para que dejara de moverme como un espástico buscando mi encendedor entre la ropa y el maletín...

Ahí me di cuenta de que no eran una banda homenaje de Attaque, sino "the real thing".

Luigi dijo...

Y bueh, voy a tener que largar mi propio disco de covers nomás...!

Gabriela dijo...

serà usted tan amable como para mandar a la Morelo a la página de atrá y escribirse alguito màs disfrutable?

Alelí dijo...

bueno, bueno acá todos saben mucho de música y yo soy sólo una pequeña aficionada.

MM me quema un poco el bocho aunque confieso que más de una noche de fiesta he bailado incluso imitando su voz y haciendo que tocaba el charango...si ya sé, patético pero bueno yo la pasaba bien.

no puedo escuchar los temas desde acá, quizás si tengo suerte...

besos

Matías dijo...

Hay covers que deberían ser prohibidos porque no hacen más que faltar el respeto al tema original. Hay temas tan lindos que a uno lo transportan a determinado momento o lugar y se tiene que bancar que aparezca alguno y haga cosas como esta. POR FAVOR!!! Por ejemplo como le van a dejar a Los Palmeras que haga La bestia Pop o De Música Ligera????? O a la Morelo hacer lo último que hizo? Hay covers lindos pero hay otros que deberían ni dejarlos tocar la melodía!!!
Abrazo!

Roedor dijo...

Luigi, grabe caseramente "Learn to fly" y yo se lo subo en todo lugar que pueda...

Gabriela, usted es la última que pueda acusar a alguien de fiaca para actualizar el blog, querida. Igualmente algo voy a escribir en un rato.

Alelí, para saltar está bien, nadie quiere escuchar eso sentadito en el living con un tecito en la mano.

Matías, creo que a veces la cosa pasa por darse el gusto de tocar algo que a uno le gusta. En ese sentido, a veces uno debe perder la objetividad, ¿no? Hoy en el tren un pibe se ganaba la vida aullando una de José Luis Perales que ya era horrorosa pero él creía que lo que hacía era genial...

Gabriela dijo...

lo mio no es exceso de fiaca.. es falta de tiempo!!!

ideas y voluntaà es lo que sobra jajaaaa

estejulioesuno dijo...

No tengamos miedo: Marcela canta lindo. Y compuso algunos hits bastante bien hechitos. El título del post se caía de maduro: Homenaje a Marcela Morelo.

Roedor dijo...

Gabriela, no le creo nada. Supongo que los martinis en los barcitos de la Promenade des Américains le quitan tiempo para teclear, ¿no? Digo, mientras parlotea con algún sucesor de David Niven...

Julito, seeeee... se caía de maduro. En realidad tendría que haber sido "Homenaje a Héctor Santos", que cuando subió al escenario hizo un "shake" con la cintura que otra que Angelito Rojas (con perdón...).