miércoles, 27 de agosto de 2008

New drugs


No recuerdo si en Brave New World ó 1984 o en una de esas distopías algunos personajes, para evadirse de la cruel realidad, se ponían a tomar, chupar o saborear algo, una sustancia, una cosa, o se conectaban de algún modo a algún tipo de cordón umbilical o sucedáneo que los alejaba, aunque sea por un momento, de la dura tarea de ser ellos.
Vivir en Buenos Aires, se sabe, no es algo sencillo, y en estos días me ha tocado andar de acá para allá en auto, en subte, en tren, caminando, por el centro, por los barrios más poblados (f***ing Belgrano, una excelente semblanza puede encontrarse aquí) y otros no tanto.
En casi todos esos lugares, a cualquier hora, en cualquier circunstancia, llueve o truene, haga sol o esté nublado, ruidoso o calmo, siempre hay alguien que está mandando un SMS.
O lo está leyendo.
O lo está borrando.
O lo está sufriendo.
Mirar las caras de los pasajeros del subte (la mía puede ser una de ellas) no es lo mejor que te puede pasar en la vida. Pero no puedo sino sentir algo de zozobra cuando veo que estando sentados o parados, todos los zombies ejercitan su pulgar derecho (eventualmente izquierdo), se ríen, miran al techo, al suelo, a los vecinos como buscando aprobación sobre lo que nunca leímos ni leeremos, solipsistamente gozando ese universo de aparente comunicación que les dispensa el vacío existencial de lidiar con su propio diálogo interno, o aunque sea con hojear la edición vespertina y gratuita de La Razón.
Dejando de lado a los automovilistas, que son criminales en potencia cuando envían/reciben SMS, el resto de la humanidad marcha, como los niños uniformados de la peli de Alan Parker, sin rostro, rumbo a la picadora de carne. We don't need no education. No hace falta. Mandame un texto y listo, man.


31 comentarios:

Desirée dijo...

Alguos también hablan por celular. Hace poco en el subte me tocó escuchar el diálgo por celular entre una muchacho y quien parecía ser la pareja o ex pareja. El tema de conversación era por qué uno de ellos no había pasado a buscar al hijo por algún lado, y se referían a una conversación que se ve que habían tenido por chat. "Si vos ves que alguien te pone 30 puntos suspensivos tenés que darte cuenta" (mensaje subliminal: dame bola), le decía ella a él una y otra vez. Después se pelearon por alguna otra cosa (excusa) y ella volvió a arremeter con la cuestión normativa: "encima vos me pusiste todo sin espacios, y con faltas" (mensaje subliminal: no me estabas dando bola y me jode).0

Charlotte dijo...

Che, perdón, pero todos odiamos Belgrano ese barrio "ni fú ni fá"?

Roedor dijo...

Chère Desirée: lo bueno de su comentario, querida, es que el meollo de esa discusión que relata se apoya (según lo intuyo de lo que leo) más en las formas que en los contenidos, en esas reglas de etiqueta del chat que me rompen tanto las pelotas. Supongo que en ese proceso el niño en cuestión se debe haber marchitado en el lugar donde esperaba...

Mlle. Charlotte Sometimes: es cierto, como dice el protervo en una línea, Belgrano es concheto comparado con algunos otros lugares pero una grasada si se lo coteja con otros. Ahí la gente usa MÁS celular. Creo que cogen via bluetooth.

Anónimo dijo...

Es así, la vida rueda en torno al celular, al chat, al mail, y cada vez menos en torno al contacto personal. Toda una vida virtual. Es asombroso cómo unos puntos suspensivos pueden representar diferentes cosas para diferentes personas. No lo hacía chateador, wrong impression al parecer.

Protervo dijo...

Roedor, se agradece la generosidad, que siento especialmente generosa despues de los quarrels que tuvimos en lo del samurai sobre temas trascendentes como la mejor comida en Casi Socorro o el aporte cultural del Club Sandwich.

Como escuchó Charlotte en una mesa mitad careta mitad buena onda en el Alvear, el verdadero problema de Belgrano es Jurabildo y Camento.

brasil dijo...

No puedo evitar sentirme lo que soy -un viejo choto- cuando hago este tipo de comentarios. Hecha la aclaración, avanzo.

Cuando adolescente , ENTEL mediante, la mitad de mis amigos y yo ni siquiera teníamos teléfono. Encontrarse un sábado era una aventura azaroza. Los que no teníamos teléfono recurriamos a los públicos. Era la época de los negros (si, negros, no naranjas) que andaban para el culo y con monedas de $10.- dodecagonales que escaseaban. Había que hacer algún tipo de cadena para saber donde y cuando te encontrabas. Paradójicamente estábamos más comunicados. Hoy los sigo viendo 35 años despues.

¡Y mírame hoy! Charlando con gente a la que jamás le voy a ver la cara.

PS. En estas épocas que corren Cortazar nunca hubiera escrito Rayuela: Los encuentros fortuitos entre la Maga y el protagonista por Paris, hubieran sido reemplazados por "Te mando un mensajito y nos vemos"

yo dijo...

Muy buenos todos los comentarios y las respuestas, es por eso que creo firmemente en NO conectarme con nadie del mundo blog, ni me interesa hacer reuniones para vernos las caras, ni nuevos amigos...ni "juntos a través de la tecnología".

"el niño en cuestión se debe haber marchitado en el lugar donde esperaba..."

"Creo que cogen via bluetooth".
Buenísimos!

saludos!:)

Roedor dijo...

Yo no chateo mucho, sólo lo necesario (para mí), y mando SMS a mis hijos cuando tengo que arreglar alguna operación logística típica de padre separado. Trato de no enviciarme, para que no me salgan pelos en las palmas de las manos...

protervo, ésos son los temas trascendentes y no el calentamiento global o la resolución 125. Si mal no recuerdo (y yo suelo recordar mal) era la comida de Tancat que discutíamos. Respecto del Club Sandwich, para mí era garantía de comida razonable cuando arribaba a destino USA por laburo luego de cansador vuelo de 18 horas (en esa época viajaba en economy por laburo): asqueado y deshidratado, un club sandwich y una regular coke me devolvían a la vida, sin riesgos de cosas raras.

brasil, yo me veo en figurillas tratando de explicarle a mis hijos que en la era paleozoica cuando yo era jovenzuelo, yo (y casi todo el mundo) era más puntual y más organizado y con menos stress y síntomas de delirio de persecuta. Encontrarse parte de intenciones, no de schedules ni alarmitas. Muy bueno el ejemplo del comienzo de Rayuela: hoy Julito nunca podría haberlo escrito de ese modo.

Lau, yo tampoco quiero ver a nadie. O sí. Los encuentros de camaradería y afines los reservo para un grupo de salvajes que asolaban Bolívar al 200 hace unos 30 años. Assez.

Off topic: qué bueno está "In the meantime" de Christine McVie.

Charlotte dijo...

ESO, JURABILDO Y CAMENTO. SO, SO SAD...
AY, se me tildaron las mayúsculas. bueno, que valga por énfasis más no sea.

brasil dijo...

al margen ¿cómo se come en Tancat?

Roedor dijo...

Charlotte, Jurabildo y Camento es lamentable porque parece (sin desmerecer) un rincón húmedo de alguna ciudad tipo Saigón. Falta el olor a pescado y la tenemos completa. Recuerdo que en otras épocas, la mayoría de los cráneos marketineros querían hacer promos y samplings en esa esquina, que era "ABC1" (jaaaaaaaaaaaaa!!!!).

Hoy los volanteros te fracturan el esternón ofreciendo blowjobs a 10 pesitos.

Roedor dijo...

Tancat está OK, pero antes era más lindo, más oscurete, más cool. Fíjese lo atrasado que estará que ahora está sheno de yuppies (¿se acuerda?). Digamos que no tan "y" los yuppies, algo gorditos y canosos, pero con las mismas insoportable corbatas amarishas de seda.

brasil dijo...

¿¿¿¿Ud tiene una cámara????

Soy canoso, algo gordito, y tengo puesta una corbata amarilla de seda Cacharell, en contraste con el traje oscuro

¿y que? ¿ehhh?

Roedor dijo...

No le creo ni ahí, brasiliensis. Y no, mi celular no tiene cámara y no ando con cámaras por ahi, no soy periodista, ni fotógrafo profesional, ni buchón ni nada de eso.

Pensemos en frío: ¿para qué carajo queremos una cámara en Buenos Aires?

Charlotte dijo...

TANCAT es todo...o decayó? Me pasan cosas con los Pimientos del piquillo. Cosas grosas, eh. Che, me cabao de bajar un champagne, vengo medio en el horno, pero lso pimientos arden, lo más de Tancat.

Zyx dijo...

roedor dijo: "Pensemos en frío: ¿para qué carajo queremos una cámara en Buenos Aires?"
Mírela un poco más, hay muchos motivos para quererla. Vuelvo a decírselo: mírela un poco, se asombrará de lo que ve, siempre hay de qué asombrarse.

Roedor dijo...

Lo bueno que tenía Tancat era que estaba como una isla en medio del quilombo caretex, con el Florga a escasos metros, como si eso fuera poco... En un momento parece que se pudrieron de que vayan (vayamos) siempre los mismos 5 gatos, y decidieron "abrirlo". Ahora parece un comedero casi mainstream, pero ciertamente no es lo mismo que los menúes ejecutivos aledaños a 25 pesitos.

Zyx, no me expresé bien, me refería para qué quiere una cámara un inútil como yo o la mayoría que sólo las usamos en acontecimientos "especiales", no como Ud. o su alter ego.

Disculpe.

brasil dijo...

Creame:

Que viva en el campo no implica que no trabaje de traje oscuro, con brillantes corbatas, en el glorioso sistema financiero argentino. En su área comercial para ser más exacto. Y trabajo a un par de cuadras de Tancat

Y tengo unos 7 kgs de sobrepeso. Para volver al tema, si para eliminarlos tengo que hacer vida de club me sorto las bolas y bajo un cuarto kilo de un saque

El último club que pisé en mi vida fue Central Buenos Aires en Florencio Varela

Charlotte dijo...

Yo a pasitos de Tancat.

Pandora dijo...

primera vez que aparezco por acá... En un mundo feliz era el soma lo que tomaban, y creo que tenemos demasiados somas en nuestras vidas, no sólo el celular. Somos adictos a tantas porquerías que ni lo notamos. Es por eso que en este país somos todos tan felices (?) Muy bueno... saludos!

Ruans dijo...

http://cadaverserxquisito.blogspot.com
nuevo espacio...

Roedor dijo...

Demasiadas coincidencias, brasil, es como si nos hubiésemos formado en el mismo lugar (je). A veces laburo de traje, tengo algún ligero sobrepeso (no tan je). Solía laburar MUY cerca de Tancat, en la otra cuadra (no para Florida).

El asunto es que las corbatas amarishas sha pasaron de moda. Ahora viene el bordó (o maroon, como gustan decir los girngos), o esos colores con nombre de comida que les gustan tanto a las damas.

Yo no hago vida de club, juego al básquet en uno, nomás.

Charlotte, ¿Ud. es la bailarina de tango frente a las Galerías Pacífico?

Pandora, era el "soma", tal cual, no recordaba. Gracias por el dato y por pasar. Voy a darme una vuelta, al igual que por donde dice Ruans, cuando me escriba bien el link, me parece.

Pol dijo...

A veces cuando voy en colectivo juego a mirar por la ventilla en una especie de autoapuesta: al menos una persona está hablando o mandando mensaje por celular en cada cuadra.
Casi siempre termino ganando.

Mensajero dijo...

la mayoría de los posts de mi blog hasta NOviembre del año pasado fueron escritos " in a little white book with my poems in....(Floyd)", en el trayecto Congreso-Catedral de la línea D.
Una vez que se me llenó la libreta empecé a mirar caras, a imaginar historias para los otros pasajeros, y también a elegir a la afortunada que salvaría en caso de naufragio del convoy.
Ahora he retomado mi actividad de escribir mientras viajo (en tren, en colectivo me mareo), pero utlizo un dispositivo electrónico que me dieron en mi nuevo empleo....seguramente usted pensaría que estoy enviando SMSs, pero no, estoy creando mi siguiente post!

Darío / Viaje Secreto dijo...

Cuendo estoy en el auto y recibo un mensaje me persigo con que desde un colectivo me observan.
Y si puedo, mando mi mensajito a los pedos antes de que el semáforo se ponga verde. Me siento un boludo, sí.
Mi costado rebelde está en el tipo de teléfono que uso, el mismo desde hace 4 años.
Saludos.

Marina Lima dijo...

Volviste, Roedor!! Era hora.
Soy partidaria de los teléfonos celulares, los mensajes de texto y todo lo que ponga un poco de emoción a un viaje desde Congreso de Tucumán hasta Pueyrredón.
Quisiera conocerle la cara a todos los bloggers y me intereso en la gente por como escribe en un blog.
Quién dijo que nos convierte en seres virtuales? No sean mentirosos, amiguitos.
A quién se le ocurriría charlar con el televisor? Detrás de un celular y de un blog hay alguien con sangre y transpiración y lo sabemos.
Si nó, jueguen al solitario en la compu a ver si les divierte.

Anónimo dijo...

Nota de hoy en el diario que dan en el subte:
"Aumentaron accidentes por distracciones de los “peatones tecnológicos”. Cada vez más personas se atienden por lesiones en la cabeza, al golpearse con los toldos de los bares."

Marina Lima dijo...

Si lo dice el diario es posta. Yo fui suturada varias veces en la guardia del Pirovano por mandar sms. Una vez me choqué con un semáforo, otra vez pisé a un perro que me mordió, otra me quedé atorada en la escalera mecánica del subte, otra le dí un cocazo a una jirafa en el zoo, no doy más. Ahora salgo con casco. Pero el movi no lo dejo.

Anónimo dijo...

Jaja! Marina Lima, me hiciste reir. Salu2.

Superchic dijo...

nadie dijo nada sobre de que libro salia el tema...creo que no era 1984, era el otro...no?

Roedor dijo...

Superchic, alguien en los comments dijo que era el soma, y el libro es el de Huxley, "Brave New World", o "Un mundo feliz". Gran libro ese.