martes, 22 de abril de 2008

Gettin' older


La simpática foto no es de acá: hace no mucho, el equipo de rugby femenino de Ohio State visitó Washington, decidieron ir a las escalinatas del Lincoln Memorial y sacarse una foto topless (o al menos topless al estilo gringo, posiblemente con el bra debajo).

Lo que me ocurrió a mí fue menos simpático pero igualmente intrigante: hasta ahora en la calle o en cualquier ámbito no me costaba distinguir hombre de mujer. El sábado fui al club con mis hijos y en la puerta estaba esperando la mitad del equipo de rugby femenino a que llegara el resto para partir a jugar presuntamente en otro lado. Más allá de una versión juvenil de Elisa Carrió y una rubia con inusuales espalda y cintura angostas pero excedida de Nesquik a nivel piernas, todas tenían un aspecto recio, fornido, como posiblemente recomiende la dureza de este deporte que a mí no termina de convencerme como tal.

Todo bien hasta que llegó una persona de pelo corto desmechado, un par de piercings en las orejas, uno anillo, quizás dos, en la mano, pantalones cargo, remera cuello redondo y... un aspecto absolutamente ambiguo. Yo miraba la escena desde el auto, sin escuchar nada, y durante no menos de un minuto estuve siguiendo sus movimientos: caminaba, iba para allá, venía para acá, no se notaba que tuviera un busto prominente, sus manos no eran exactamente pequeñas pero tampoco grandes, no tenía muy marcadas las caderas, no tenía mucho culo, pero tampoco era chata/o.

No sé si era un tipo o una mina, en resumidas cuentas.

Me pregunto cuánto me falta para empezar con "esto es el acabóse" (o el continuóse del empezóse, como decía Mafalda).

Qué horror.


20 comentarios:

bonito lunch dijo...

de que club es ?
vilo o ciudad.

Roedor dijo...

No le vuá' contestar.

Pero hay más clubes que tienen rugby femenino, hasta donde yo sé. Obras, Olivos y alguno más.

Mary Poppins dijo...

tendras que afilar mas la mirada nada mas.

Cual es su post sobre "Duo de Amor" ??me indicas la fecha asi puedo acceder mas facilmente.

Gracias

Darío / Viaje Secreto dijo...

Y lo loco y (aceptémoslo) lo avanzado del tema es que les importa muy poco que nosotros sepamos qué son. Es ahí que uno, como padre, empieza a temblar. Sería que uno "temblose" por el acabose.

Roedor dijo...

Mary, no sé si es el dúo de amor, pero la historia se cuenta acá:

http://liricogenital.blogspot.com/2007/06/veces-equivocarse-es-bueno.html

Nunca fui bueno con los nombres de las canciones. Me impresionan o no, y me basta.

Darío, yo estaba con mis hijos en el auto mirando la escena, no sé si lo dije explícitamente, y ellos tampoco estaban muy seguros sobre si era hombre o mujer, pese a que ambos aseguraron al final: "es un chabón, pa". A mí no me cierra todavía.

Luigi dijo...

Maaaaacho...! (dijo la partera)

Desirée dijo...

No te espantes Roedor, que hay de todo y para todos los gustos. Supongo que los ambiguos deben tener su hinchada también.

Lau dijo...

lo importante es ser feliz...je
saludos!:)

Roedor dijo...

No sé si era tan macho "eso" que vi, Luigi, si es que a eso se refiere.

Desirée, lo de la ambigüedad es algo que siempre me llamó la atención. Las cosas ambiguas siempre me conmovieron, pero más todavía las reacciones de los que se supone no son (no somos) "ambiguos". Quizás merezca algún comentario extendido en el futuro.

Lau, lo importante es la calidad, como decía Jorge Schussheim (chiste para publicitarios viejos, usté es muy jovencita, m'hija).

La condesa sangrienta dijo...

Ni sí, ni no, ni blanco ni negro.
(comentario ambiguo).

Cosima dijo...

Me pasó cuando estaba cursando la licenciatura de arte que había una persona joven, menuda, de pelo rubión, cortado desmechado, cara de niñ@, voz suave pero no totalmente femenina, estilo de la ropa totalmente andrógino... y hasta el día de hoy (después de un año) nunca supe si era mujer o varón. Será que es una categorización perimida!

Cosima dijo...

Otra vez me topé con un muchacho veinteañero y pocos a quien alguien le preguntó si tenía novio o novia y él contestó que no. El que preguntaba quiso saber más: si le gustaban los hombres las mujeres y él contestó "qué más da"?

Tucho dijo...

El viernes fui a ver a los New York Dolls y había un par de travestis muy graciosamente lookeados.
¿Estábamos hablando de ambiguedad, no? Explico pa'que se entienda. Y un par los miraron con muy buenos ojos...

Mensajero dijo...

Es un problema Roedor....uno ya no puede saber cuando debe ser cortés.
Me pasó el otro día en el colectivo...un pasajero/a se paró frente a mi asiento; ante la duda manoteé para segurarme: -perdoná flaco, es que no sabía si debía darte el asiento.

Superchic dijo...

mmmmmm
les gusta confudir a la gente
a mi me divierten como mono de circo..

Roedor dijo...

Comtesse, si no es parte de la solución, es parte del problema. No me haga laburar, che... parece mina usté. ¿Es mina? Je.

Cosima, usted está en un ambiente muy poco recomendable, querida. No podemos pretende que esta sea una sociedad floreciente si se la pasa juntándose con gente presuntamente sensible que no sabe qué pito tocar (casi literalmente).

Por eso, caballeros como el Mensajero quedan pocos: el tipo quiere hacerse el gent y se encuentra con un morochazo hecho y derecho pero con aspecto dudoso. Esto no puede seguir así.

Tucho, creo que los travesaños de Buenos Aires salen al aire sólo cuando vienen ejemplares como esos. O los Pet Shop Boys.

Superchic, a mí también me divierten, pero la ambigüedad me puede. No puedo entenderla salvo que pueda mordisquear de ambos lados, y yo soy un heterosexual aburrido, clásico, qué quiere que le diga.

La condesa sangrienta dijo...

Lo hago laburar ¡justamente porque soy mina!
(y aburridamente hetero, también).

brasil dijo...

Lo importante estimado Roedor es si era wing forward, octavo/a, medio scrum o mediomedio

No si era nene o nena, ¡No sea discriminador!

Tengo un vinilo del publicista Schussheim . Con canciones propias y de Georges Brassens

Roedor dijo...

condesa, usted ya sabe que a mí me gustan las nenas que parecen nenas. Period.

Mensajero, yo más que wing me da cosa. Por lo menos son las más chiquitas... Parafraseando la máxima del gran Groucho, no confío en las minas que tienen más bíceps que su contraparte masculina.

Roedor dijo...

Me olvidaba: el disco de Schussheim es altamente recomendable. Se consigue en la mula. Imperdible.