miércoles, 26 de diciembre de 2007

Things I miss (but I don't actually miss)

- Los patinando, cantando y bailando
- Las tiras “inteligentes” de la TV como en su momento fue Montecristo y la que dan ahora, hoy mismo, o mañana
- Los celulares que también pueden hacerte un peceto a la mostaza
- Los celulares que sirven para otra cosa que no sea hablar por fono, en resumen
- iPods, iPhones y otros gadgets existentes y por venir
- Las pelis remodernas del cine argentino que te duermen a los 15 minutos
- Los tanques hollywoodenses (o sea, a este no le viene bien una)
- Las extravagancias que dan en el Malba (se verifica lo anterior)
- El Malba
- Los libros de no ficción que venden de a decenas de miles
- Los restaurantes de Palermo Hollywood que requieren que uno dé vueltas con el auto por media hora antes de arrojarlo en una esquina mal estacionado
- Las mujeres hípertetonas, naturales o siliconadas
- Capusotto y todo ese humor trucho reciclado que comenzó con el insoportable gordo Casero
- Los Simpson (esta ya la dije hace un tiempo)
- “Lost”, “Prison break” y toda esa sarta de series pelotudas con “intriga”
- Los happy hour en los shoppings y en los bares seudo irlandeses


Me consta que se puede vivir con un par de discos de los Beatles, Steely Dan y un par más, una cancha de parquet donde jugar al básquet, una piel tierna que acariciar y que acaricie, y por ahí, si me apuran, un bourbon Wild Turkey con uno’ manise’.

No mucho más.

9 comentarios:

Minerva dijo...

Me sorprende coincidir en todas, todas y cada una, exceptuando porque mi asunto con las mujeres hipertetonas pasa por el lado de la (sana) envidia... Quiero dedicar una mención especial para cualquier tipo de peli rrrrremoderna y extravagante, con un plus negativo si encima es argentina, llena de adolescentes lánguidos, silenciosos, conflictuados, sensibles-insensibles. Felices fiestas.

La condesa sangrienta dijo...

En esta temporada de excesos podría sobrevivir sólo con un par de discos y una piel que acariciar y me acaricie, mire lo que le digo.

Roedor dijo...

Minerva, ninguna mujer con más de 95 de busto es estética, qué quiere que le diga... siéntase tranquila con su pechito argentino, que puede hacer milagros.

Countess, entréguese a la lujuria, hágame caso. Es más, a veces hasta los discos están de más.

La condesa sangrienta dijo...

De lujuria hablaba, de pasión hablaba, de amor hablaba.
Discos, piel y nada más.
Los excesos a que me refería eran otros, de otros. De esa lista suya que no extraño para nada.

Cosima dijo...

Hay cosas como las mencionadas en el post, que mejor ni conocerlas.

Comparto el gusto por Steely Dan!!! Qué tiempos aquellos!!

Roedor dijo...

Condesa, con o sin excesos, entreguesé. Hay un pueblo que lo pide.

Cosima, Steely Dan es ahora y hoy (además de ayer). Existen todavía, graciadió. Pero creo que nunca volvieron a hacer nada igual a Pretzel Logic.

bonito lunch dijo...

coincido en casi todo.
pero me gustan hipertetonas naturales.

Roedor dijo...

No hace falta tanta amortiguación, lunchero, pero gustos son gustos...

La condesa sangrienta dijo...

Bustos son bustos, más bien...