jueves, 29 de marzo de 2007

Ay, mi madre...

Mi abuela Laura, la gallega, usaba la expresión del título cuando algo excedía su concepto del sentido común o su capacidad de comprensión, como ser una actriz con poca ropa en la tele, enterarse de que su nieto favorito (el único, bah) no tenía pensado casarse por iglesia, y otras desgracias mundanas.

Esa expresión me viene a la boca a menudo, pero hoy me encontré profiriéndola en el auto de mi hermana, mientras me llevaba hasta lo de mi electricista a buscar mi auto.

Los dispenso de la música, que es un horror inconmensurable, pero al tipo que escribió esta letra hoy alguien, no sé quién ni con qué criterio, le dio el premio a la "Personalidad del Año".

La canción no es nueva pero hoy es la primera vez (y última, al menos voluntariamente) que la escucho, y se intitula, para estar acorde con la actualidad hospitalaria, y en un alarde de creatividad, "Maradona".

Maradona no es una persona cualquiera
es un hombre pegado a una pelota de cuero
tiene el don celestial de tratar muy bien al balón
es un guerrero es un ángel
y se le ven las alas heridas
es la biblia junto al calefón
tiene un guante blanco calzado en el pie
del lado del corazón

No me importa en que lío se meta
Maradona es mi amigo y es una gran persona
en el alma guardo la camiseta de Boca
que me regaló alguna vez
Diego Armando estamos esperando que vuelvas
siempre te vamos a querer
por las alegrías que le das al pueblo
y por tu arte también.

Si les queda alguna duda, es el mismo de las rimas consonantes. Hay un par por ahí, de todos modos.

Menos mal que mi abuelita no vivió para escuchar esto.

Dos duelos por la misma persona es como mucho.

13 comentarios:

Milkus Maximus dijo...

Ud es cándido, realmente. Se olvida de la producción en serie de varios estilos de ruido que la gran masa llama "música".
Pero mejor así, sino, cada vez que respire debería decir "Ay, mi madre ..."

Roedor dijo...

Bueno, uno a veces lo compensa. Tenga en cuenta, che, que fue contra mi voluntad y todavía no tengo determinación soberana dentro del habitáculo del auto de mi hermana. Lo peor es que era un disco compilado que había comprado no sé en qué playa la muy trucha... o sea que no tiene perdón de Dios (otra de las frases preferidas de mi abuela la gallega).

Pero no hay nada que una buena dosis de Brad Mehldau o Pat Metheny (ambos en yunta en realidad) no compense, me parece.

Gracias por pasar, a Usté lo tenía de comentar en lo del zurdito ladrilloso pero no sabía que también se hacía el finoli como sho con blog propio.

Felicitaciones por Ignacio, es bellísimo, se nota que sale a la madre... (alguna boludez tenía que poner, disculpemé).

estejulioesuno dijo...

un mediocre ese calamaro como todas las "personalidades" argentinas de hoy. La rimas son insoportables y la mùsica es toda igual, por eso se jacta de hacer un disco con quinientas cancines. Si son todo lo mismo. Bah.

yaeL dijo...

la mía, que también era gallega, hubiera dicho "nena sacá ese disco que me pone patilluda"

La condesa sangrienta dijo...

¡qué se puede esperar de un Calamar(o) con aspiraciones de Salmón. Sus letras hacen agua, necesariamente.

Roedor dijo...

Querida Yáel (nombre gallego si los hay...):

Tiene Usted razón, y es una pena que en este lugar no pueda reproducirse el gesto con que mi abuela acompañaba la frase, llevándose la mano derecha abierta al sector medio de su prodigioso busto (lo que los gringos llaman "cleavage") al tiempo que elevaba su mirada al cielo.

A veces creo que las palabras no tienen tanto efecto como los gestos, pero otro día pienso desvariar sobre el tema.

filo dijo...

estuve paseando por la casa,todo muy ordenadito, estuve saludando a la condesa a marie a estejulio, viejos conocidos de los pagos de samurai. Por favor siga haciendo docencia con sus discos y a proposito como hago para chorear y no ser vista? me gusta aquel de Pat Metheny, o mejor aquelll de Henry Salvador... !!!!!!!!!!

Jack Celliers dijo...

Roedor:

Discúlpeme por no haber pasado antes, me gusta su blog. El post de la Mitchell es tan interesante como para... interesarme en la Mitchell, mire lo que le digo, que no la conozco.

En cuanto a Calamaro... en fin... ¿qué quiere que le diga? Para mí el hombre es inimputable. Lo único que puedo aguantar escuchándolo es Costumbres Argentinas, que entiendo ni siquiera es de él.

Salute.

El Zurdito Ladrilloso

Roedor dijo...

Maese Jack,

Me pregunto qué meandro de la vida autopístico-virtual lo ha arrojado en este lugar, pero al parecer en todos los ámbitos el carácter transitivo de las cosas funciona.

Gracias por pasar, y le comento que hasta donde yo sé, esa canción pertenece en su totalidad al Sr. Calamaro (no el trucho, el otro). Y en mi arbitraria opinión, está bastante buena.

Pese a que se da de narices con buena parte de su postura (mejor posición, que no suena tan peyorativo) ideológica, yo considero que el mundo no es blanco o negro, sino que es una infinita gama de grises, más todos los rayitos que salen del prisma de una conocida portada de disco. En buen romance, Calamaro está lejos de ser un santo o un demonio completo, tiene canciones gloriosas, pero también bodrios infernales, y un montón de materia gris en el medio (me refiero a sus canciones, su cerebro en estos momentos lo estoy dudando seriamente).

El gran problema es que insiste con abusar de nuestra paciencia, como aquel senador romano escrachado por Cicerón.

La condesa sangrienta dijo...

"yo considero que el mundo no es blanco o negro, sino que es una infinita gama de grises"
¿esta frase se la robó a Michael Jackson?

Roedor dijo...

Me llegó este comunicado membretado (qué antigüedad) de la oficina de prensa de Máicol:

"Con profundo dolor informamos acerca de la súbita desaparición física de los técnicos que adulteraron viejos clips y filmaciones en blanco y negro de los Jackson Five donde se aprecia al cantante del grupo luciendo la piel negra, los labios gruesos y el cabello rizado.

Evidentemente se llevaron el secreto a la tumba por alguna razón valiosa, porque la calidad del efecto especial es sobresaliente."

silviosoler dijo...

Ay mi madre!!!!

Roedor dijo...

El gran problema, silvio, es la proliferación de calamarettis. Si fuera él solo, podríamos arreglarnos: sabemos dónde vive.

Pero bueh, ahora resulta que a uno le cae simpático porque el pelado boludo le dijo "pollerudo".

Los valores en este país son muy cambiantes...