domingo, 21 de febrero de 2010

Cool summer afternoon

Después de derretirnos en el infierno que seguramente teníamos merecido los porteños durante el mes de febrero, hoy es domingo a la tarde, está nublado, no hace calor, y ya veo a los monos acercándose al estadio de River Plate desde mi balcón.

Es una agradable y casi (casi) melancólica tarde de domingo en la ciudad.

El tipo del clip se llama Duncan Sheik y todavía saca álbumes, melancólicos y medio aputazados como (se sabe) me gustan a mí. Duncan parece inglés pero en realidad es un chico sureño bien criado que pasó su etapa formativa en New Jersey, un lugar que no se caracteriza, quizás, por la abundancia de paisajes bucólicos (quizás la zona donde hay una universidad algo conocida, por ahí sí, quizás fue a Rutgers). Esta canción es "vieja", es la que abre su primer álbum homónimo, de aproximadamente 1996. Yo estaba en USA de viaje en ese momento y lo cacé de casualidad.

Mr. Sheik es fino, sutil, en esa época era un carilindo mal, y cantaba estas cancioncitas sensibles para chicas ídem. Inclusive en el clip el personaje femenino tiene el look que luego se hizo casi standard para lo modernoso: chica no tan pulposa pelo cortito, ligeramente andrógina, ligeramente distante. El tono general de los discos de Sheik es delicadamente apesadumbrado pero elegante, muy creativo en la melodía, una voz nada del otro mundo pero atractiva, y arreglos finos pero hasta ahí. Un tipo que maneja el understatement.

El productor de este disco es Rupert Hine, y creo que de nerd nomás fue lo que me hizo comprar el CD en una oscura tienda de discos del Midwest americano. Ver en los créditos al mismo tipo que produjo a gente tan disímil y talentosa como Anthony Phillips, Camel, Tina Turner en su regreso con gloria, The Power Station y Howard Jones, me decidió a comprarlo.

La particularidad de este clip (que es el original) es que está invertido, quizás por temas de copyright para que no se lo bajen al que lo posteó. Duncan Sheik no es zurdo ni los créditos del clip están escritos en arameo mezclado con gaélico, no, no, no.

Lo que me gusta de Duncan Sheik es su gusto por los detalles: la guitarrita solista saltarina que está todo el tiempo detrás de la línea vocal melódica, y el puente de la canción que entra a aproximadamente los 2:40 del clip me parecen mu bellos.

Anyway, a mí también me gustan los detalles. Es más, y esto es tema para otro post, los detalles a mí me matan, esas cosas que no sirven para nada y de las cuales tengo llena la cabeza, pueden llegar a causar algún tipo de conmoción en mí y en (eventualmente) otras personas. Cuando eso sucede, chocan los planetas y, por supuesto, la vida es inmensamente más disfrutable. ¿Verdat?

Enjoy.

16 comentarios:

Gabriela dijo...

Rico chico dijera la Tía Tetè.... dèjeme que lo escuche y le comento otro día mi parecer.

¿Ud se conmociona? a la pelota....

Roedor dijo...

La tía Teté la tenía clara, efectivamente. Escuche nomás, y conmociónese Ud. también, querida, no sabe lo bueno que es conmocionarse en estas grises épocas...

La condesa sangrienta dijo...

A mí también me interesan los detalles.
Dele, cuente qué tan bien se conmociona...

Roedor dijo...

A mí me conmociona la vida, countess. Soy un romántico de la vida, un amante del amor y mi peor defecto es la sinceridad...

Protervo dijo...

una manteca.

me da la idea que esta bueno balconear a river. que onda?

Darío dijo...

Disiento en que parece inglés; este tipo de melodía es del tipo bien americana; al estilo Go Go Dolls pero menos rocker. Salvo que te refirieras a su apariencia; que tampoco.

Pero bien por la melodía y su laburo guitarril; considero que este tipo de canciones tan "radio friendly" muchas veces no se les presta la suficiente atención, pero cuando eso sucede se descubren esos detalles imprescindibles; que al fin y al cabo son los que suman y hacen una canción única y (vamos al grano) exitosa.

Cosima dijo...

qué bueno! me re acuerdo cuando salió. Qué exquisito gusto el tuyo! ;))

Roedor dijo...

yes, mr. proterv. El Sheik es sin duda un exquisito, y no sólo por esta canción. Quizás como dice Darío tiene más reminiscencias del folkie americano que de la tradición británica, lo que sucede es que a diferencia de sus compatriotas, Sheik es sutil, va al detalle, a la melodía linda y al arreglo inesperado. Todo suena recontra radio friendly, pero no es una canción más. Por ahí escuchar los discos enteros de este tipo proporcionan más información. No todas las canciones son hit radiales, para nada. Y las letras se tornan un tanto oscuras bastante frecuentemente. El conjunto en general es atractivo.

Hoy estuve balconeando en River. Coldplay. ¿Será condición sine qua non que todos quienes van a ver a Coldplay tengan cara de no haber cagado a nadie en la vida? No ayuda que los coros que se escuchan a la distancia en medio del concierto suenen tan agudos: son todas minitas. Y todos sabemos que por definición todas las minitas han cagado a alguien...

Je. Quiero comentarios sobre esto. Ya estaba cansado de tanta calma por acá, ¿no?

¿Quién podría creer en una estrella pop o rock o todo eso junto que ha declarado públicamente que jamás en su vida probó una miserable droga, ni siquiera la prosaica maconha?

Cosima, Coldplay es más exquisito que Duncan Sheik, pero en la acepción brasileña de la palabra.

Mary Poppins dijo...

yo soy buena buenisisma y ademas cantaba el Ave Maria en el coro de la church

mezzo soprano

Gabriela dijo...

"todas las minitas cagaron a alguien"

No caga quien quiere... sino quien puede. Que la ocasiòn hace al ladròn y que vaya un pollo por tantas gallinas. Que tanto va el càntaro a la fuenta que al final se rompe y que hombres que juzgais a la mujer sin razòn sin ver que sois la ocasión de lo mismo qe juzgàis.

Ojo al piojo. No venga con pavadas de gènero que a su edad la tela ya està cortada.

Roedor dijo...

Gabriela, estoy de acuerdo con todo, excepto lo de un pollo por tantas gallinas. En cuestiones de cheating, la aritmética es casi sin excepciones rigurosa: cada pirata es casi inevitablemente también un cornudo porque hay una mujer ligera de bombachita, las cosas se dan de a dos, no sé si me explico.

Mary, las chicas de iglesia son las peores... o no, según como se lo mire.

Perdón, ¿y esto qué tiene que ver con Duncan Sheik?

Caia dijo...

Interesante giro, comenzando por la música del chico este que está al revés en el video (quien sabe en la vida), pasando por los soporíferos Coldplay (buena siesta), conmociones (no me diga que se pegó un palo), y la clásica generalización "todas las minitas cagaron a alguien". Claro señor, es que las minitas toman Activia.

Darío dijo...

Coldplay estuvo genial. Como digo en VS, fuí con poca expectativa. Pero mi hijo de 8 años me pidió y eso no se niega.
Y me di cuenta que los tipos son muy grosos en vivo. Increíble recital. No te dejes llevar por esas extrañas referencias (lo que escuchás de afuera a la distancia). No son granes porque sí.

Y no, yo no cagué a nadie; pero también voy a ver a los Stones, jeje.
un abrazo.

Roedor dijo...

Desde mi casa no se escuchaba mucho, pero el hijo de un gran amigo mío, ya en sus midtwenties y de un gusto musical tan amplio como exquisito, me dijo que fue uno de los mejores recitales que vio en su vida, y me consta que vio cosas grandes porque muchas veces fue conmigo y con su viejo.

A mí me siguen aburriendo, pero en ningún momento dije que eran horribles. Creo que le han encontrado la fórmula sensible, les rinde y van para adelante. Tan malos no deben ser si Brian Eno les produjo el último disco. Yo lo tengo, lo bajé en lossless y suena lindo. Pero no lo tengo en el top ten ni ahí.

Darío dijo...

Yo tampoco lo tengo en el top ten, ni ahí.
Pero en vivo la cosa cambia, te lo aseguro; por lo menos en su conspeto Viva la Vida funcionan increíblemente.

Darío dijo...

uh, quise decir "concepto".